Archivo para 25 noviembre 2012

25
Nov
12

Desde Israel hasta la diócesis de Zarate-Campana, viaja la luz de la paz de Belén

Las diócesis de Zárate-Campana, la cual comprende los partidos de Zárate, Campana, Escobar, Pilar, Exaltación de la Cruz, San Antonio de Areco y Baradero, recibirá el próximo sábado 1 de diciembre “la Luz de la Paz de Belén”Imagen, una iniciativa promovida en el país por los Scouts de Argentina, y que persigue ayudar a vivir el tiempo de preparación a la Navidad y trabajar por la paz internacional. Se trata de una iniciativa surgida en 1986 y que llegó a la Argentina en 2010. La Luz fue encendida por un rabino de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en la Basílica de la Natividad de Belén de Galilea, en Israel. Desde allí fue traída a la Argentina donde se distribuyó en la Conferencia Nacional de Pastoral Scout Católica, de Scouts de Argentina Asociación Civil.
La intención del símbolo es ayudar a vivir el tiempo de preparación a la Navidad, así como trabajar, en y desde la Luz de Cristo, por la paz internacional. Mons. Oscar Sarlinga, Obispo de Zárate-Campana, recibirá “la Luz” en la catedral de Santa Florentina, en la ciudad de Campana, previa portación del fanal con la lumbre encendida en Tierra Santa por las calles aledañas al templo catedralicio, y acompañado por sacerdotes y fieles laicos con velas, candiles o faroles, representando la luz que llega desde la Gruta de Belén. Este gesto de la Luz de la Paz de Belén proviene originariamente de una iniciativa de la Radio Televisión de Austria (ORF) surgida en 1986, la cual, a través de los scouts y guías de ese país, y de distintos países de Europa y otros continentes, han comenzado desde entonces a “redistribuir la Luz de la Paz de Belén”, encendida por un niño o niña austríaco en la gruta del Nacimiento de Jesús en Belén, Israel.
Acerca de la temática simbólica y a la vez realista de la “luz”, Mons. Oscar Sarlinga hizo alusión en su carta pastoral para el inicio del Año de la Fe, que tuvo lugar en Pilar el 12 de octubre pasado: “Jesucristo es Luz; la fe nos abre la puerta a su misterio, resumido por San Agustín con una bellísima expresión, cuando afirma: “(…) aquello que para los ojos del cuerpo es el Sol que vemos, lo es (Cristo) para los ojos del corazón” ; esta luz, dijo el Obispo, “es necesaria para renovar nuestros corazones”, renovar la sociedad entera, a la manera como dijo Dios en la Escritura: “Yo les daré un corazón nuevo…” (Ez 36, 26), y la promesa del «corazón nuevo» -acotó el Obispo Sarlinga- se cumplió de modo máximo en el Corazón del Hijo del hombre, que llama a todos, sin excepción, a todo el “pueblo mesiánico” (la expresión es del teólogo Yves Congar) a “la luz de la paz, a la de una civilización nueva, la civilización del amor”.
En la Argentina, la Comisionada Diocesana de Pastoral Scout Católica MS María Pía Sernani, recibió la luz en esa oportunidad y desde entonces la trae para ser repartida a todas las asociaciones, movimientos, instituciones y personas que lo deseen con el objetivo de distribuirla por todos los rincones de la diócesis de Zárate-Campana.

25
Nov
12

Indulgencias que se pueden recibir en este año de la fe.

LUGARES SANTOS PARA GANAR LAS INDULGENCIAS DEL AÑO DE LA FE EN LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANAImagen

El Año de la Fe, proclamado por el Papa Benedicto XVI, comenzó el 11 de octubre de 2012, en el 50 aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II y concluirá el 24 de noviembre de 2013, en la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. Al anunciar el Año de la Fe, el Papa dijo que este tiempo busca “dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia, para conducir a los hombres lejos del desierto en el cual muy a menudo se encuentran en sus vidas a la amistad con Cristo que nos da su vida plenamente”. Benedicto XVI convocó al Año de la Fe con la Carta apostólica” Porta fidei “del 11 de octubre de 2011. En dicha carta apostólica, el Santo Padre concede algunas indulgencias y confiere a los obispos diocesanos la facultad de indicar modos de obtenerlas.
La Iglesia ha tenido siempre conciencia del valor inestimable de la “Comunión de los Santos” es decir a la íntima solidaridad que vincula a todos los bautizados y que como vasos comunicantes transmite los bienes espirituales de uno a otro en beneficio de todo el Cuerpo Místico. Esos méritos de los santos, son una consecuencia de la participación en los méritos infinitos de la Passión de Cristo, y la respuesta generosa de los mismos santos en una aceptación y puesta en práctica de la misma Passión en grado heroico.
El pecado, el cual San Agustín sintéticamente describía como odio al Creador (Dios) y conversión (apego) a la creatura, destruye la unión y la amistar con Dios en el alma, y le causa una pena eterna, la visión de la misma Gloria de Dios, y una pena temporal o de daño, que consiste en la alineación del pecador no solo frente a Dios Nuestro Señor, sino un desarraigo de la persona de si misma, del orden cósmico y de sus semejantes.
Cuando la contrición (dolor por el pecado cometido) o la atrición (temor al castigo merecido) nos mueve al arrepentimiento y a la conversión a Dios, el sacramento de la Penitencia, en las condiciones requeridas, nos devuelve a la amistad con Dios, pero no borra la pena temporal o de daño, la cual se va borrando por penitencias personales, obras de piedad y misericordia, aceptar resignadamente la cruz de cada día, las penas del Purgatorio si morimos en gracia pero con pena temporal por satisfacer, y las indulgencias.
Las indulgencias consisten en que la Iglesia, depositaria de los tesoros de la Gracia, no sólo puede perdonar la pena eterna, sino también la temporal, tesoro que administra a través del Romano Pontífice y por quienes este designa, de manera total o parcial. La primera remite toda la pena temporal, la segunda, solo parte, sin especificar cuanto.
Luego de centurias de práctica, de usos y también de abusos, hoy día el Catecismo de la Iglesia católica define el tema de la siguiente manera: n.1471 La doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia. “La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente.”
“Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias”. Pero la indulgencia no es un sacramento, sino el cumplimiento de una obra prescripta, con la detestación de todo pecado aún venial, la intención de obtenerla, la confesión sacramental, al menos al finalizar la obra prescripta, la comunión sacramental, orar por el Romano Pontífice alguna oración aprobada, recitar devotamente el Padrenuestro y el Credo, y realizar una obra de misericordia.
A su vez el Código de Derecho Canónico de la Iglesia Latina en los cc. 992 y siguientes del Libro IV, – aunque se remite al catálogo actual que rige desde Pablo VI-:“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los Santos.
Vale decir que se trata de la oración de la Iglesia en cuanto tal, a la cual el fiel arrepentido y perdonado de sus pecados, se confía para obtener la remisión total de su culpa. Oración de la Iglesia irremplazable en el caso de los Fieles Difuntos, quienes ya no pueden merecer por si mismos.
Atentos a la práctica inmemorial de la Iglesia, como de la normativa vigente, el señor obispo diocesano Monseñor Dr. Oscar Sarlinga ha designado como lugares santos donde ganar la indulgencia plenaria tanto para si, como aplicable a los fieles difuntos:
Iglesia catedral de Santa Florentina, en Campana
Iglesia concatedral de la Natividad del Señor, en Belén de Escobar
Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en Zárate
Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, en Pilar
Iglesia de Santiago Apóstol, en Baradero
Iglesia de San Antonio de Padua, en San Antonio de Areco
Iglesia de Jesús Misericordioso, en Garín
Iglesia de la Exaltación de la Cruz, en Capilla del Señor.
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en Ing. Maschwitz (la última parroquia creada por el Sr. Obispo, en este mes de noviembre 2012)
Iglesia de San José, llamada de “los Peregrinos” del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, en Belén de Escobar
Iglesia del Monasterio de la Visitación, en Pilar.
Iglesia conventual de “Mater Dei”, en Ing. Maschwitz
Iglesia de la Beata Teresa de Calcuta, de las Misioneras de la Caridad, en Zárate.

 




noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930