Archivo para 24 agosto 2010

24
Ago
10

XI ENCUENTRO CATEQUÍSTICO DIOCESANO

XI ENCUENTRO CATEQUÍSTICO DIOCESANO
DIOCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA
“RECOMENZAR DESDE CRISTO”

Tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/

Muestra pastoral de la IAM

El cirio pascual estuvo presente como signo de la Luz de la fe

Momento de escucha de plática

Momento de distensión durante el Encuentro Catequístico

Imagen de la Virgen que encabeza la Misa de Clausura, con los seminaristas

La imagen de la Virgen de Luján encabeza la procesión de Misa de Clausura

La procesión hacia la Misa de clausura del ·Encuentro Catequístico

La procesión va acercándose al altar frente a la iglesia de Presidente Derqui

Momento durante la Misa de Clausura en Presidente Derqui

Momento durante la Misa de Clausura junto a la Plaza

Mons. Oscar Sarlinga junto a algunos de los concelebrantes

El pasado sábado 21 de agosto, día del catequista en razón de la festividad del Papa San Pío X, los catequistas de la diócesis se congregaron en la ciudad de Presidente Derqui (partido de Pilar) para compartir el XI Encuentro Diocesano de Catequistas, con el lema: “Recomenzar desde Cristo”.
Al comenzar la mañana, laicos, religiosos, religiosas, sacerdotes y seminaristas fueron arribando desde distintos puntos de la diócesis, con un pañuelo al cuello que indicaba su lugar de procedencia. Su destino: el Club “Pte. Derqui”, sede del encuentro, en razón de ser el lugar cubierto más grande de la ciudad, donde fueron recibidos con calidez y alegría. Signos visibles y simbólicos de la presencia del Señor Resucitado señalaron el comienzo: el Cirio Pascual y la Palabra. A continuación se tuvo la adoración del Santísimo, iniciando de tal modo el encuentro catequístico con oración y adoración.
Con el corazón colmado luego del encuentro con Jesucristo Vivo, cerca de 1000 participantes asistieron a la exposición del Padre Osvaldo Napoli, Director de la Junta catequística Nacional, quien disertó sobre los distintos aspectos de la iniciación cristiana, instando a los catequistas a “presentar” a Jesús “desde las entrañas”, desde un corazón enamorado que quiere anunciar con palabras y con gestos que Jesús es el Señor. Luego de un momento artístico a cargo de los jóvenes de la Vicaría de Nta. Sra. de Caacupé, por la tarde se realizaron diversos talleres: Biblia y Catequesis (a cargo de la Lic.Claudia Mendoza), Lectura orante de la Palabra (a cargo de la Lic. María Estela Guita), Catequesis escolar (a cargo de la Prof. Beatríz Carriego) y Catequesis especial (a cargo del equipo diocesano de catequesis especial). Una treintena de sacerdotes hizo su presencia a lo largo del encuentro, y nuestro Obispo estuvo presente y a disposición desde las 13 para distintas personas y grupos institucionales que desearan hablar con él, lo cual realizó hasta el momento del inicio de la procesión hacia la misa.
Como dicho, la festividad de los catequistas culminó con la procesión , prolongada a lo largo de cuadaras, con cantos y oración ,hacia la parroquia de San Antonio de Padua, en el escenario transformado en presbiterio, junto a la plaza central, donde se celebró la Santa Misa presidida por Monseñor Oscar Sarlinga. El Obispo alentó a los catequistas a iniciar una y otra vez la misión evangelizadora recomenzando siempre desde Cristo. Con la presencia del Rector del ISCA, Pbro. José Luis Quijano, 26 catequistas de la diócesis recibieron su certificado del “Curso de Agentes Multiplicadores” expedido por este Instituto de formación superior dependiente de la Conferencia Episcopal Argentina.
La Santa Misa culminó con un gesto que resume lo vivido en la jornada en la que se hizo memoria del bautismo. Cada catequista tomó el pañuelo que había traído desde su comunidad, signo de la vida nueva de la gracia, y lo intercambió con otro, comprometiéndose así a hermanarse en la oración con todos.
Fue un día de celebración, de alegría, de comunión como Iglesia diocesana que vive cada segundo con ansias de conocer más a su Señor y así compartirlo con los hermanos, dispuesta a salir, como lo dice el Documento de Aparecida, del “gris pragmatismo de la vida cotidiana para recomenzar siempre de Cristo” (DA 12).
19
Ago
10

ECOS DE LA VISITA EPISCOPAL AL BARRIO DE LA COLECTIVIDAD BOLIVIANA EN ESCOBAR

Tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/
También se puede leer en: http://www.aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=22987&format=html&fech=2010-08-19

VISITA EPISCOPAL A LA COLECTIVIDAD BOLIVIANA CON OCASIÓN DE LA FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DE URKUPIÑA

(En el BARRIO LAMBERTUCHI, del Partido de Escobar, el 15 de agosto, con la participación del P. Sante Cervellin, secretario de la Comisión de Migraciones y Turismo de la CEA y de la Delegación de Migrantes e itinerantes de la diócesis y su delegado, el Pbro. A. Meóniz)

Saludo a la comunidad en el atrio

Al término de la misa los fieles piden bendición especial

Bendición de la imagen del Cristo de la Laguna

El Cristo Crucificado de la Laguna

Salida procesional de la imagen de Ntra. Sra. de Urkupiña

Por primera vez tuvo lugar el encuentro del Obispo con la colectividad boliviana católica , lo cual ocurrió en el Barrio de Lambertuchi, de Escobar (en Matheu), con ocasión de la festividad de la Ssma. Virgen (en el día de su gloriosa Asunción) en su advocación de Nuestra Señora de Urkupiña, patrona de la integración de Bolivia. Los hermanos bolivianos son muy numerosos en esa región, y en especial en el partido de Escobar. La localidad pertenece jurisdiccionalmente a la parroquia de San Juan Bautista, de Matheu, y la evangelización y promoción humana integral se halla a cargo de las Hermanas de la Caridad de Jesús (antes llamadas Hermanas de la Caridad de Miyazaki, congregación de origen japonés que se estableció en Matheu dos años atrás) y en lo concerniente a los bolivianos, en especial a la Hna. Helen Ribera, de esa nacionalidad.

Al comienzo tuvo lugar una visita de la capilla de la Medalla Milagrosa y las instalaciones pastorales por parte del Sr. Obispo, acompañado del cura párroco, Pbro. Luis Salvador Grassi, de catequistas y agentes pastorales y voluntarios del lugar. El Obispo visitó el comedor infantil y las aulas de catequesis. Asistió a la visita el Delegado de migrantes e itinerantes de la diócesis, Pbro. Alfredo Meóniz, junto con el secretario general de la Comisión de Migraciones y Turismo de la Conferencia Episcopal, R.P. Sante Cervellin, quien antes había estado en Maquinista Savio para la misa con la colectividad paraguaya. En las proximidades de la hora de la llegada de los fieles católicos bolivianos a la capilla. con sus especiales carritos con las imágenes de la Ssma. Virgen, del Señor Crucificado de la Laguna, del Apóstol Santiago, y de otros santos, el Obispo y los sacerdotes se aproximaron al ingreso, para recibirlos, puesto que tienen como costumbre piadosa acompañarlos con incensarios. Algunos de los integrantes de la colectividad ofrecieron al Sr. Obispo una estola sacerdotal con motivos andinos, y asimismo un recuerdo típico al párroco. En esa zona del límite entre Belén de Escobar y Matheu la población originaria de Potosí, siendo frecuente el habla quichua, al menos como lengua vehicular familiar y comunitaria, y como segunda lengua. La celebración de la misa tuvo lugar a las 16 y fue presidida por Mons. Oscar Sarlinga, con la concelebración del R.P. Sante Cervellin, del cura párroco, Pbro. Luis Grassi, del Pbro. Alfredo Meóniz, y del P. Orozco, capellán de la colectividad boliviana.

En su homilía el Obispo hizo alusión al misterio de la Asunción de Nuestra Señora en cuerpo y alma a los Cielos, a la universalidad de la Iglesia Católica y al sentido de pertenencia a ellas, en la Fe y el Amor, a la relación con la advocación de Nuestra Señora de Urkupiña, que se refiere precisamente a la Virgen Asunta y al significado de esas palabras en lengua quechua, en la que Urkupiña significa “se fue al cerro” en el sentido de la partida de la Virgen, ante numerosos fieles, luego de haber aparecido a una niña pastora, en los albores de la evangelización en la actual Bolivia. Hizo también referencia al “cerro” con su sentido ancestral de “la morada de Dios” y luego se refirió a la conservación de la identidad cultural, y a la vez a la integración en nuestra sociedad argentina, donde tenían grandes dones para ofrecer, en lo cultural, laboral, civilizador, considerando que todos hemos de trabajar por el bien común, tanto más los católicos, porque lo hacemos desde la Fe que nos moviliza interiormente, desde la Gracia que nos transforma en creaturas nuevas.

Al término de la misa, salió la procesión con la imagen de Nuestra Señora de Urkupiña, del Señor Crucificado, del Apóstol Santiago y de los santos, y se procedió a la costumbre tradicional de incensarlas y a verter a su alrededor la “chicha”, cual signo de las inveteradas tradiciones de esos pueblos y de su ancestral cultura.

HISTORIA DE LA ADVOCACIÓN DE LA VIRGEN DE URKUPIÑA

Narra la historia que en la época colonial, en la población de Quillacollo, Cochabamba, una pequeña niña ayudaba a sus padres pastoreando ovejas. Cierto día a la pastorcita se le apareció una hermosa y deslumbrante Señora que cargaba en sus brazos un Niño, la cual se convirtió en su amiga. Para la niña el conversar con la Señora, quien le hablaba en el idioma nativo de la pastorcita, el quechua, y jugar con el niño, se convirtió en algo natural. Al llegar a su casa, les contó a sus padres sobre la bella Señora; quienes sorprendidos oyeron a su hija relatar la forma en que “la Señora” apareció. Extrañados los padres de la pastorcita, compartieron el hecho con el sacerdote de la parroquia y algunos vecinos, quienes decidieron cerciorarse de la veracidad del relato de la niña. Un día 15 de agosto, sorpresivamente aparecieron los padres y algunos vecinos en el lugar donde la niña pastoreaba sus ovejas. Grande fue la sorpresa cuando vieron a la pastorcita acompañada de la señora y su hijo. El asombro y la maravilla se apoderaron de la gente, cuando vieron que lentamente la Señora y el Niño empezaron a subir a los cielos. La gente sorprendida preguntaba: ¿dónde está la Señora? La pastorcita muy feliz respondía señalando con el dedo a la señora quien lentamente ascendía a los cielos, diciendo: “Ork hopiña, Ork hopiña”, que en quechua significa “ya está en el cerro”. En el lugar donde la Señora con el Niño en brazos visitaba a la pastorcita, encontraron una bella imagen de una Señora con su hijo, a la que denominaron Virgen María de Urkupiña, nombre castellanizado por el que actualmente se conoce a la Virgen.

En ese lugar, se construyó el templo de la Virgen, que desde aquella época es venerada por el pueblo boliviano. Actualmente se ha trasladado la imagen al templo Matriz de Quillacollo hasta donde llegan peregrinos de toda Bolivia para adorar a la Virgen María de Urkupiña, patrona de la integración Nacional. La Festividad La festividad de la Virgen de Urkupiña, se celebra del 14 al 16 de agosto en Quillacollo, provincia importante del departamento de Cochabamba. Esta fiesta en honor a la Virgen María de Urkupiña, convoca a peregrinos de todo Bolivia y países vecinos, a visitar su Santuario. Llegar caminando hasta su altar o hasta el cerro de Cota, lugar de su aparición, recorriendo los 16 Km. que separan Quillacollo de Cochabamba, es una de las muestras de amor, devoción y fe de los creyentes hacia la sagrada imagen. La fiesta de la Virgen de Urkupiña se ha convertido en una festividad tradicional y folklórica, que convoca a variadas agrupaciones juveniles de danzas autóctonas, a realizar bailando un largo recorrido como una forma de veneración a la Patrona de Urkupiña. Esta singular “Entrada Folklórica” llena de colorido, música, danzas, belleza y fe son dignas de admiración. Miles de bailarines vistiendo elaborados y llamativos atuendos, danzan al ritmo de músicas folklóricas, deleitando a los espectadores con variadas y hermosas coreografías. Durante la festividad, los peregrinos también visitan en el cerro de Cota, el lugar denominado el Calvario, sitio donde extraen piedras con la creencia de que según el tamaño extraído de piedra, la Virgen lo compensará en dinero. Además se adquieren objetos en miniatura: pequeñas casas, automóviles, camiones y diferentes objetos que representan los deseos materiales de los creyentes y que según testimonio de los mismos, la milagrosa Virgen concede. La festividad religiosa de la Virgen de Urkupiña, patrona de la integración Nacional es sin duda una de las más importantes fiestas religiosas y folklóricas del país.

18
Ago
10

VISITA DE MONS. OSCAR SARLINGA AL BARRIO LAMBERTUCHI (MATHEU, ESCOBAR)

Tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/

VISITA DEL OBISPO AL BARRIO LAMBERTUCHI (MATHEU, ESCOBAR) Y A LA COLECTIVIDAD BOLIVIANA CON OCASIÓN DE LA FESTIVIDAD DE LA VIRGEN, EN SU ADVOCACIÓN DE URKUPIÑA

El Obispo recibe la típica estola andina

La colectividad boliviana regala al Obispo una estola típica

Los niños bolivianos vienen a saludar al Obispo

Entrada en la capilla de la Medalla Milagrosa

Procesión de entrada

Mons. Sarlinga y el P. Sante Cervellin bendicen las imágenes

La imagen de la Medalla Milagrosa

Padre Sante Cervellin y el Obispo saludan a la colectividad boliviana

Por primera vez tuvo lugar la visita del Obispo a la colectividad boliviana en el Barrio de Lambertuchi, de Escobar, con ocasión de la festividad de la Ssma. Virgen (en el día de su gloriosa Asunción) en su advocación de Nuestra Señora de Urkupiña. La misa, presidida por Mons. Oscar Sarlinga, tuvo lugar en la capilla de la Medalla Milagrosa, perteneciente a la parroquia de Matheu (cuyo párroco es el Pbro. Luis Grassi). Los eventos fueron organizados por la delegación de migrantes e itinerantes, a cargo del Pbro. Alfredo Meóniz, con la ayuda de las Hermanas de la caridad de Miyazaki, encargadas de la atención pastoral de la zona, y en especial la Hna. Helen Rivera, de la comunidad boliviana. La colectividad boliviana es muy numerosa en el partido de Escobar, predominando en esa zona del límite entre Belén de Escobar y Matheu la población originaria de Potosí, siendo frecuente el habla quichua, al menos como lengua vehicular familiar y comunitaria, y como segunda lengua.

Saludo a la comunidad en el atrio

Bendición de la imagen del Cristo de la Laguna

Salida procesional de la imagen de Ntra. Sra. de Urkupiña

El Obispo junto con el P. Sante Cervellin, el P. Alfredo Meóniz y el seminarista Juan Errecalde

Venerable imagen de Nuestra Señora de Urkupiña

La devoción al venerado Apóstol Santiago en los pueblos andinos

Imagen auténtica de la Virgen de Urkupiña en Quillacollo, Bolivia.

Festividades de la Virgen de Urkupiña

HISTORIA DE LA ADVOCACIÓN DE LA VIRGEN DE URKUPIÑA

Narra la historia que en la época colonial, en la población de Quillacollo, Cochabamba, una pequeña niña ayudaba a sus padres pastoreando ovejas. Cierto día a la pastorcita se le apareció una hermosa y deslumbrante Señora que cargaba en sus brazos un Niño, la cual se convirtió en su amiga. Para la niña el conversar con la Señora, quien le hablaba en el idioma nativo de la pastorcita, el quechua, y jugar con el niño, se convirtió en algo natural. Al llegar a su casa, les contó a sus padres sobre la bella Señora; quienes sorprendidos oyeron a su hija relatar la forma en que “la Señora” apareció. Extrañados los padres de la pastorcita, compartieron el hecho con el sacerdote de la parroquia y algunos vecinos, quienes decidieron cerciorarse de la veracidad del relato de la niña. Un día 15 de agosto, sorpresivamente aparecieron los padres y algunos vecinos en el lugar donde la niña pastoreaba sus ovejas. Grande fue la sorpresa cuando vieron a la pastorcita acompañada de la señora y su hijo. El asombro y la maravilla se apoderaron de la gente, cuando vieron que lentamente la Señora y el Niño empezaron a subir a los cielos. La gente sorprendida preguntaba: ¿dónde está la Señora? La pastorcita muy feliz respondía señalando con el dedo a la señora quien lentamente ascendía a los cielos, diciendo: “Ork’hopiña, Ork’hopiña”, que en quechua significa “ya está en el cerro”. En el lugar donde la Señora con el Niño en brazos visitaba a la pastorcita, encontraron una bella imagen de una Señora con su hijo, a la que denominaron Virgen María de Urkupiña, nombre castellanizado por el que actualmente se conoce a la Virgen.

En ese lugar, se construyó el templo de la Virgen, que desde aquella época es venerada por el pueblo boliviano. Actualmente se ha trasladado la imagen al templo Matriz de Quillacollo hasta donde llegan peregrinos de toda Bolivia para adorar a la Virgen María de Urkupiña, patrona de la integración Nacional. La Festividad La festividad de la Virgen de Urkupiña, se celebra del 14 al 16 de agosto en Quillacollo, provincia importante del departamento de Cochabamba. Esta fiesta en honor a la Virgen María de Urkupiña, convoca a peregrinos de todo Bolivia y países vecinos, a visitar su Santuario. Llegar caminando hasta su altar o hasta el cerro de Cota, lugar de su aparición, recorriendo los 16 Km. que separan Quillacollo de Cochabamba, es una de las muestras de amor, devoción y fe de los creyentes hacia la sagrada imagen. La fiesta de la Virgen de Urkupiña se ha convertido en una festividad tradicional y folklórica, que convoca a variadas agrupaciones juveniles de danzas autóctonas, a realizar bailando un largo recorrido como una forma de veneración a la Patrona de Urkupiña. Esta singular “Entrada Folklórica” llena de colorido, música, danzas, belleza y fe son dignas de admiración. Miles de bailarines vistiendo elaborados y llamativos atuendos, danzan al ritmo de músicas folklóricas, deleitando a los espectadores con variadas y hermosas coreografías. Durante la festividad, los peregrinos también visitan en el cerro de Cota, el lugar denominado el Calvario, sitio donde extraen piedras con la creencia de que según el tamaño extraído de piedra, la Virgen lo compensará en dinero. Además se adquieren objetos en miniatura: pequeñas casas, automóviles, camiones y diferentes objetos que representan los deseos materiales de los creyentes y que según testimonio de los mismos, la milagrosa Virgen concede. La festividad religiosa de la Virgen de Urkupiña, patrona de la integración Nacional es sin duda una de las más importantes fiestas religiosas y folklóricas del país.

16
Ago
10

VISITA DE MONS. OSCAR SARLINGA A LA PARROQUIA DE SAN MANUEL MÁRTIR

Tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/

VISITA DE MONS. OSCAR SARLINGA A LA PARROQUIA DE SAN MANUEL MÁRTIR (LA LONJA, PILAR) Y A LA FUTURA CAPILLA DEL BEATO CEFERINO NAMUNCURÁ (BARRIO “LOS TILOS”)

Bendición del campanario de la parroquia de San Manuel Mártir

Visita a la parroquia de San Manuel Mártir, de La Lonja, Pilar

Frontis del altar de San Manuel Mártir, detalle

Portezuelas del Sagrario y ornamentación con talla de Curutchet

Mons. Sarlinga con el P. Albino Cabral, el seminarista Esteban y fieles de la capilla

Imagen de Santa Teresita del Barrio Los Tilos, detalle

Vista de la futura capilla del Beato Ceferino Namuncurá

Campanario de San Manuel Mártir, detalle

El pasado domingo la parroquia de San Manuel Mártir, de La Lonja (partido de Pilar) recibió la visita del Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga con ocasión de la primera visita a la futura capilla (en fase final de construcción) del Beato Ceferino Namuncurá (en lugar que fuera un centro de culto con la imagen de Santa Teresita) en la popular barriada de “Los Tilos” junto al arroyo Pinazo, en el límite con la diócesis de San Miguel. El Obispo fue primero de visita a Los Tilos, junto con el Cura párroco, Pbro. Albino Cabral y el seminarista Esteban García, donde se encontraron con personas que tienen a su cuidado el predio y la atención de la futura iglesia, y también con el donante, Sr. Esteban. En el actual edificio, en vías de terminación, se encuentra la antigua y bella imagen de Santa Teresita del Niño Jesús, que permaneció indemne luego de una gran tormenta que volteó árboles, destechó casas y destruyó la modesta construcción de la capilla anterior.

Luego de visitar detenidamente el lugar, el futuro templo, la sala de catequesis, y el salón destinado a la caridad social, se dirigieron al templo parroquial (DIRECCIÓN: Saraví 2494 TELÉFONO: (02322) 472182 ERECCIÓN CANÓNICA 30/11/2008) donde inmediatamente antes de la celebración de la misa, el Obispo bendijo el nuevo campanario, a un costado del ingreso al templo parroquial, con una importante campana de bronce, con las imágenes de la Ssma. Virgen, de San José y de San Manuel Mártir. A instancias del cura párroco, se renovó también las portezuelas del sagrario, obra de arte del conocido y apreciado tallista y escultor Curutchet, con el diseño del Cordero y los Siete Sellos (del Apocalipsis) y también fue hecho el frontis del altar, en mayólica que representa la última cena, obra de una artista local.

La parroquia es una de las últimas que fueron erigidas en la diócesis. En efecto, el día 30 de noviembre, primer domingo de Adviento, el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga erigió la parroquia de «San Manuel Mártir», en la que fue la Capilla del mismo nombre, sita en La Lonja (Partido de Pilar), en Ruta 8, Km 47, con territorio desmembrado de la parroquia matriz de Nuestra Señora del Pilar (Centro), luego de haber oído desde meses atrás al Consejo presbiteral, y haber consultado profundamente el tema con el cura párroco Pbro. José Ramón de la Villa, y con el Decano de Pilar, Pbro. Oscar Iglesias, así como luego de haber escuchado el insistente pedido de la comunidad de fieles, que muy numerosos acudieron tanto para la inauguración del gran salón parroquial como en las últimas fiestas patronales.

Al mismo tiempo, nombró cura párroco de la misma parroquia al Pbro. ALBINO CABRAL, el cual tomó posesión el domingo 30, a las 17 (el primer Domingo de adviento, coincidente con la Festividad del Apóstol San Andrés). Concelebraron con el Obispo 18 sacerdotes, entre ellos los dos vicarios generales R.P. Tomás Llorente Martínez y Mons. Edgardo Galuppo, y el Pbro. José Ramón de la Villa, cura párroco del Pilar. La celebración estuvo desbordante, debiendo cortar la policía la calle adyacente porque los fieles colmaban el templo y llegaban hasta la acera de enfrente. Entre ellos se encontraban muchos matrimonios y jóvenes, no pocos pertenecientes al Movimiento “Santa María de la Estrella” y del Movimiento de Jornada de Vida Cristiana.

A los efectos de profundizar en el tema, ver:

http://aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=15495&format=html

En dicha oportunidad, el Sr. Obispo hizo alusión a la historia de la iglesia, narrando sus inicios, y recordando que “(…) la hermosa capilla, que desde el inicio se quiso dedicada a uno de los santos mártires persas del siglo IV (los tres hermanos, Manuel, Sabel e Ishmael) fue construida en tiempos en que el actual partido de Pilar pertenecía a la diócesis de San Isidro, habiendo sido bendecida la piedra fundamental el día 26 de abril de 1958 por Mons. Antonio María Aguirre, Obispo de San Isidro, y siendo el padrino del acto el Sr. Comisionado municipal Dr. Alberto Finocchietto, y la Madrina la Sra. Noemí Angélica Otero Arbuco de Crambastiani.

La primera Misa fue celebrada en la capilla por el Vicario general del Obispado de San Isidro, Mons. Alberto Devoto (luego Obispo de Goya), el día 3 de abril de 1960.
Con oportunidad de la creación de la diócesis de Zárate-Campana (1976) la región pasó a formar parte de la jurisdicción de la parroquia de Nuestra Señora del Pilar, cuyo cura párroco es el Pbro. José Ramón de la Villa, en cuyo tiempo se hicieron notables reformas, y especialmente durante el encargo pastoral del actual vicario general, Mons. Edgardo Galuppo. Asimismo, de la parroquia madre de Nuestra Señora del Pilar surgieron 4 actuales parroquias del partido.
En el año 2007 Mons. Sarlinga nombró al P. Albino como vicario parroquial de Ntra. Sra. del Pilar, con especial encargo para la atención de la zona de La Lonja y ayuda a la llamada «vicaría» de Ntra. Sra. de Caacupé.
Como hemos dicho, la casa parroquial, que se encontraba por entonces en ciernes, fue concluida a mediados de 2008, y asimismo los espaciosos salones de reunión, catequesis y de uso pastoral, con planta baja y primer piso, que se hicieron con la ayuda de la comunidad de la zona.
Comentó luego Mons. Sarlinga la historia de San Manuel, Martir, y sus hermanos, y dijo también que “sabrá el Espíritu por qué tuvo esta capilla esta advocación de este mártir persa, pero nos honra y le pedimos su intercesión, a él y sus hermanos mártires”. Y dirigió luego unas palabras acerca de los Santos Mártires Manuel, Sabel e ismael.
Estos tres hermanos eran persas, nacidos de padre pagano y madre cristiana. Educados con espíritu cristiano y luego bautizados, llegaron a ser oficiales de la corte del Rey Balanos, y luego enviados por él ante el emperador Juliano (el Apóstata, porque había renegado de la fe cristiana), a los fines de iniciar negociaciones que confirmaran la paz entre los Persas y el Imperio Greco-Romano. El emperador apostate, para el acto de recibirlos, había preparado una celebración pagana en honor a los ídolos, en la ciudad de Calcedonia, y acudió allí junto con su corte para ofrecer sacrificios a aquellos ídolos. Los delegados Persas se ausentaron de la celebración (hoy diríamos, por razón de conciencia, u objeción de conciencia, debido a su fe cristiana), pero el emperador, contra todo derecho, los convocó obligatoriamente y les ordenó perentoriamente que tomaran parte de las festividades en honor de los falsos dioses. Aduciendo su estatuto «diplomático» (porque eran delegados del Rey de Persia) los tres hermanos declararon en primer lugar que estaban allí para hacer tratativas de paz y no para otra cosa, y además que, siendo cristianos, consideraban indigno inclinarse ante los ídolos y ofrecerles sacrificios. El emperador Juliano, furioso, los arrojó a prisión, desde donde fueron sacados recién al otro día, para disputar sobre temas de la Fe, y para ser convencidos en abjurar, con lo que ellos no consintieron, lo que fue causa del inicio del martirio. Atados desnudos y azotados con varillas de hierro. Durante su tortura, oraban a Jesús como Salvador del mundo.
De nuevo obrando contra todo derecho, y ya contra toda sanidad de la mente, el emperador Juliano ordenó que fueran atravesados a la espada y luego prendidos fuego, en el año 362. Cuenta la tradición piadosa que hubo un terremoto en el momento de la ejecución, lo cual imposibilitó a los esbirros del emperador el quemar los cuerpos, por lo cual fueron enterrados luego por los cristianos.
Al enterarse el Rey de Persia (que no era cristiano) del inhumano tratamiento que el emperador les había prodigado a sus delegados por razones de religión, le declaró la guerra, en la que el mismo emperador Juliano fue muerto, luego de caer, abatido por la espada, de rodillas.

A continuación comentó Mons. Sarlinga el sentido de la parroquia según el Documento de Puebla (“comunidad de comunidades”) y el pedido de la misión urbana en los documentos de Santo Domingo y Aparecida, sobre todo en un partido como Pilar, dijo, que cuenta con 280.000 habitantes y que significa para nosotros todo un desafío pastoral. Dijo también que con la diócesis en estado de misión queríamos ponernos en sintonía con la solicitud del Papa Benedicto XVI en su discurso inaugural en Aparecida, y que dicha misión diocesna había dado muchos y numerosos frutos, que se transformarán en bendición para nuestras familias y comunidades.

A la salida de la celebración de la misa, hubo suelta de globos, la banda de la Fuerza Area Argentina.ejecutó numerosas piezas, y luego se compartió un ágape fraterno con la comunidad en el flamante salón “San Pablo” que fue inaugurado en este mismo año de 2008.

07
Ago
10

ORDENACIÓN DIACONAL DE ADRIÁN LAZARO Y OSCAR MORETTI

Tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/

Los diáconos con el Obispo

Procesión de salida

Este sábado 7 de agosto fueron ordenados diáconos nuestros hermanos Adrián Lázaro y Oscar Moretti, por imposición de manos y oración consecratoria de nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga. Más de cincuenta sacerdotes, 6 diáconos permanentes, 3 diáconos transeúntes, seminaristas, religiosos, religiosas, numerosísimos fieles laicos, entre los cuales sus familias, los acompañaron en la celebración, que tuvo lugar en la iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, de Belén de Escobar. Antes de la celebración los sacerdotes fueron recibidos en el Colegio “Santa María” de la ciudad.

Con la feligresía de la diócesis representada en sus distintas parroquias, destacaban Zárate, Escobar, Baradero, Campana, Manuel Alberti (Pilar), Mercedes, todos lugares donde los actuales diáconos realizaron actividades apostólicas. Mons. Santiago Herrera, Rector del Seminario “San Pedro y San Pablo” (cuyos seminaristas, compañeros de los ordenados, asistieron a la ceremonia), tuvo a cargo la presentación. Estaba presente parte del Seminario de Gualeguaychú, con el P. Joaquín González, y algunos seminaristas del Seminario de Mercedes, con el director espiritual, R.P. Tom, y el párroco de la catedral de esa ciudad, Pbro. Abrey. Concelebraron entre los muy numerosos sacerdotes, además de los mencionados, Mons. Edgardo Galuppo, vicario general, el Pbro. Daniel Bevilacquas, Mons. Justo Rodríguez Gallego, Mons. Ariel Pérez, párroco de Ntra. Sra. del Carmen de Zárate y el Pbro. Atilio Rosatte, párroco de Santiago del Baradero.

Al término de la celebración tuvo lugar un fraterno almuerzo comunitario, en el gran salón pastoral de la parroquia.

A continuación ofrecemos el texto integral de la homilía de Mons. Oscar Sarlinga.

ORDENACIÓN DIACONAL DE ADRIÁN LÁZARO Y OSCAR MORETTI
HOMILÍA DE MONS. OSCAR SARLINGA
IGLESIA CO-CATEDRAL DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR
BELÉN DE ESCOBAR

7 de agosto de 2010

Queridos Adrián y Oscar, queridas familias. Nos llena de alegría el corazón esta ordenación diaconal, animada desde dentro por las lecturas de la Sagrada Escritura que Vds. han elegido, pues, sí, el Señor es Nuestro Pastor (Cf Salmo 22, 1-6-) y es Él mismo quien, a través del ministerio episcopal, confiere el orden sagrado y envía (Cf Jer. 1,4.9), de modo que, como consta en el libro de los Hechos (Hch 6,1-7b) la Palabra de Dios se extienda cada vez más, y el número de los discípulos aumente, de modo que, “oyendo”, como Cristo, desde el Padre y junto a Él (Cf Jn 15, 9-17) sea dado a nosotros el conocer lo escuchado y el permanecer en el amor. «Permanecer, al mismo tiempo, en la respuesta: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” como cuando Jesús preguntó a Pedro: “Y ustedes ¿quién dicen que soy yo?», con la conciencia de estar unidos al Hijo del Hombre, que necesitó padecer, para que, en la historia de la salvación, quien entregue su vida por Él, ése la salvará (Cf Lc 9,18-24).

SIGNO RECONFORTANTE DE LA PRESENCIA VIVIENTE Y DINÁMICA DE LA IGLESIA

Queridos hermanos e hijos, que serán ordenados diáconos. Ustedes son hoy, para esta diócesis, signos reconfortantes de la presencia viviente y dinámica de la Iglesia, esta Iglesia del Señor, el cual renueva todas las cosas, haciendo germinar, produciendo brotes nuevos de vida y esperanza (Cf. Is. 43, 19).

¿Cómo ser renovados en la esperanza?. Es el Espirito Santo el que puede “renovar la faz de la tierra”(Salmo 104, 30), y todos sabemos cuánta necesidad de renovación tienen estos tiempos en que vivimos. Pero, ¿cuál renovación?. La que obra la Ley nueva del Espíritu, el Evangelio, el mismo Jesucristo en su Iglesia. Nos podríamos preguntar: ¿qué pueden hacer Vds. Adrián y Oscar, para hacer rejuvenecer a esta sociedad?. Mucho, muchísimo, si se dejan guiar, con docilidad, por el Espíritu de Dios, como nos lo enseña San Pablo (Cfr. Rom. 8, 14).

LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU EN USTEDES

Consideremos lo que San Pablo nos dice sobre los frutos del Espíritu: “el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, generosidad, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí (Gal. 5, 22). Seamos sinceros y veamos que donde está el Espíritu divino están sus dones; de lo contrario estará faltando. Ya de por sí sus dones nos proporcionarían un programa fecundo y constructivo en el plano de las relaciones humanas, pero son mucho más que eso, son sobrenaturales.

Ante todo el amor, la caridad, esa virtud divina que contiene en sí la suma entera de todo lo que compone la “novedad” cristiana, «la novedad que hace nuevas todas las cosas» pues si sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida es “porque amamos a los hermanos” (Cf I Jn. 3. 14)

Luego, el Espíritu crea alegría (Cf. Hech 13, 52) y la alegría es efusiva, difusiva en el testimonio, ese testimonio, queridos Adrián y Oscar que ustedes están llamados a ofrecer a los hermanos y hermanas de nuestro tiempo, a menudo afectados por el frío egoísmo, o el sinsentido de la vida, y haciéndolo siempre con el kerygma en sus labios, para ofrecerles el «hacer pie» en Cristo, más aún, “hacer raíz” en el Señor (Cf Fil 3, 1; 4, 4.10) en su alegría sin fin y su júbilo sin par (Cf Salmo 42, 4), el cual se hace, así, nuestro júbilo.

Y por último, la paz. Ella nos hace capaces de luchar por la justicia y resolver tantas cuestiones con generosidad, con el «genio propio» del amor, el cual ha de imbuir toda nuestra pastoral, abajando toda máscara, pues las máscaras traen inquietud y no paz. Tal como lo ha dicho la Carta pastoral para la misión continental, de la CEA: “La pastoral, entonces, parece desarrollarse en lo vincular, en las relaciones, para que los programas pastorales no terminen siendo “máscaras de comunión”. (…) Antes de la organización de tareas, importa el “como” las voy a hacer, el modo, la actitud, el estilo. Así entonces las tareas son herramientas de un estilo comunional, cordial, discipular, que transmite lo fundamental: la bondad de Dios”(1).

La misión que reciben es para esta Iglesia particular, y al mismo tiempo es universal, ya desde ahora, para ustedes, que serán ordenados diáconos, en camino al sacerdocio ministerial, pues, si consideramos la misión universal de los presbíteros, que lo es “hasta los confines de la tierra” (Hech 1,8) –tal como ha sido reafirmado por el Concilio Vaticano II y por el Magisterio de los Pontífices-(2), también lo es la suya, la de ustedes. En el decreto sobre la actividad misionera, Ad gentes, los Padres Conciliares exhortaban a los presbíteros a ser “profundamente convencidos que su vida ha sido consagrada también al servicio de las misiones”(3), y los diáconos han de tener este sentido universal, más que como un mundano “ciudadano del mundo”, al estilo de la frase que se atribuye a León Tolstoi: “Pinta tu aldea y serás universal”. Realizando aquí y ahora nuestra misión en el corazón de la Iglesia, nuestra misión deviene universal.

LA VIDA ESPIRITUAL DE USTEDES

Por esto, la misión sigue a una vida, y toda nuestra vida ha de ser imitación del Señor, el cual, siendo rico, se hizo pobre para que nosotros fuésemos ricos por su pobreza (Cfr. 2 Cor. 2 Co 8,9)), existiendo en la forma de Dios, se anonadó a sí mismo, tomando la forma de siervo (Cfr. Phil. Fil. 2,6-7)), fue enviado por el Padre «a evangelizar a los pobres y levantar a los oprimidos» (Lc 4,18), proclamó bienaventurados a los pobres de espíritu (Mt 5,3), puso la pobreza como condición indispensable para alcanzar la perfección (Cf Mc . 10, 17-31; Lc 18,18-27) y dio gracias al Padre porque se había complacido en revelar los misterios del Reino a los pequeños (Cfr. Mt. 11, 26). Es esa pobreza evangélica que, en el sentido ignaciano, es el “tanto cuanto”, tanto cuanto necesito para cumplir mi misión, con la alegría del compartir, del dar creativamente, de crear condiciones en que todos vivan con la dignidad de hijos de Dios.

Por eso, jóvenes diaconandos: ¡Seamos Sembradores!. Queramos serlo. El Señor nos ha llamado a sembrar semillas, somos colaboradores con Cristo, el que da el crecimiento; estamos llamados a predicar el evangelio a “toda criatura” seremos responsables de la palabra que hayamos sembrado, para la conversión (Cf Mc 16:15; Ez 33:8-9).

Evocamos hoy un pensamiento de Juan Pablo II, acerca de que la conversión a Dios, más que constituir sólo un acto puntual, es una disposición del alma, esto es «una constante e inagotable fuente de conversión, no solamente como momentáneo acto interior, sino también como disposición estable, como estado de ánimo»(4), en ese «iter» que es nuestra vida.

Nuestra vida es una peregrinación, a similitud de la peregrinación a la Tierra prometida del pueblo de Israel. Como las palabras de Moisés al pueblo de Israel, antes de entrar en la tierra prometida, recordándoles las diversas vicisitudes que habían encontrado en Egipto y en el Éxodo. Moisés el profeta les hace presente que en todas estas circunstancias habían recibido la ayuda del Señor. En particular, «gracias a la mediación de Moisés —comenta Benedicto XVI—, aprendieron a escuchar la voz de Dios, que los llamaba a convertirse en su pueblo santo»(5). Moisés exhortó a ser agradecidos a Dios, por todo el bien que hizo a su pueblo. Así ustedes, también, sean agradecidos, de modo que su alegría sea completa y sea la fuerza de ustedes (Tal como el lema que han elegido, de Nehemías 8, 10: La alegría del Señor sea nuestra fuerza), agradecidos con sus padres, con su familia, con sus superiores, con todos aquéllos que les han hecho el bien y los han encaminado en esta vocación y elección. Es cumplimiento del cuarto mandamiento y tiene mucho que ver con una virtud y con un don bastante dejado de lado hoy día, que es la piedad.

La Virgen Madre, Madre de Dios, Madre de la Iglesia, proteja la consagración de Vds y les dé fuerza y luz, así como la intercesión de San Cayetano, cuya conmemoración hoy celebramos. La alegría del Señor sea siempre nuestra fuerza.

Notas:

1 CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA, Carta pastoral de los obispos argentinos con ocasión de la Misión Continental aprobada por la 153ª Reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina (20 de agosto de 2009) “MISIÓN CONTINENTAL”, n. 17.

2 Cf. CONC. ECUM. VAT. II, Decreto sobre el ministerio y la vida sacerdotal, Presbyterorum Ordinis, 10: AAS 58 (1966) 1007; JUAN PABLO II, Enc. Redemptoris missio, 7 dicembre 1990, 67-68: AAS 83 (1991) 315-326.

3 Id. Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia, Ad gentes, 39: AAS 58 (1966) 986-987.

4 JUAN PABLO II, Enc. Dives in misericordia, 30-XI-1980, n. 13.

5 BENEDICTO XVI, Discurso en el Ángelus del primer domingo de Cuaresma, 5-III-2006.

06
Ago
10

Mons. Oscar Sarlinga pone en posesión al nuevo cura párroco de la parroquia de la Beata Teresa, de la ciudad de Zárate

CURA PÁRROCO EN LA PARROQUIA DE BEATA TERESA DE CALCUTA (ZÁRATE)

Ingreso en la celebración en Beata Teresa de Calculta

El P. Meóniz junto a Mons. Oscar

Asistencia a Beata Teresa de Calcuta

Familia del P. Alfredo Meóniz

P. Alfredo Meóniz cura párroco de Beata Teresa

Mons. Oscar junto a imagen de Ntra. Sra. del Rosario

El domingo 1ro de agosto (a las 18) asumió como cura párroco de la Beata Teresa de Calcuta (Zárate) el Pbro. Alfredo Meóniz, hasta ahora vicario parroquial de la Inmaculada Concepción de Maquinista Savio (Escobar-Pilar). En la celebración, presidida por Mons. Oscar Sarlinga, se encontraban presentes diversos sacerdotes, Mons. Galuppo, Mons. Herrera, Mons. Ariel Pérez, Mons. Justo Rodríguez Gallego (cura párroco de Maquinista Savio) el P. Joaquín Ocampo Álvarez, dj. (decano de Zárate y Campana), el Pbro. Hugo Lovatto, el Pbro. Nicolás Guidi y el Pbro. Alfredo Antonelli, así como el diácono permanente Rev. Heredia (de Maquinista Savio), el Sr. Oscar Cabrera con la escuela de monaguillos de la Inmaculada Concepción, y numerosos fieles de la misma parroquia de Beata Teresa de Calcuta, de Maquinista Savio y de Matheu. Entre ellos destacaba un numeroso grupo de scouts pertenecientes a la Asociación diocesana de scultismo católico. La Hna. Laurentina Bussano y numerosos fieles de la asociación “Ntra. Sra. de Lourdes” y las Hnas. Misioneras de la Caridad, de la Madre Teresa (cuya primera fundación tuvo lugar en Zárate) asistieron también a la celebración. La familia del nuevo párroco (residente en Campana) estaba también en la ceremonia, incluyendo a su mamá. El Pbro. Alfredo Meóniz continuará sus funciones como Delegado de la pastoral de los migrantes e itinerantes en la diócesis.
La parroquia de la Beata Teresa de Calcuta fue creada en 2004, habiendo sido desmembrada de la parroquia de “María de Nazaret”, de la misma ciudad de Zárate.
04
Ago
10

“Ecos de las Bodas de Oro sacerdotales en Schoenstatt”

tomado de: http://www.obispadozaratecampana.org/

ECOS DE LAS BODAS DE ORO SACERDOTALES DEL PADRE BENJAMÍN PEREIRA EN IGLESIA DE SAN JOSÉ DE LOS PEREGRINOS DE SCHOENSTATT

Asistencia a la misa del P. Benjamín Pereira

El P. Benjamín Pereira preside eucaristía de sus Bodas de Oro

Mons. Sarlinga asistió a la celebración de la Misa

Lápida recordatoria de la consagración de la iglesia de San José

Ingreso al Santuario al término de la Misa

La celebración tuvo lugar el domingo 1ro. de agosto ppdo.

Habiendo concelebrado en la misa con el P. Benjamín, el Superior Regional, P. Juan Pablo Catoggio, Mons. Edgardo Galuppo y el Pbro. Daniel Bevilacqua (cura párroco de la Natividad del Señor, de Escobar) el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga asistió desde una sede ubicada cerca del sagrario. El servicio cantoral y musical estuvo a cargo del Coro “Rinascere”, cuyo director es el Sr. Patiño, que ya ha tenido otras presentaciones en el ámbito de la diócesis. En las ofrendas, distintos representantes de la espiritualidad schoenstattiana hicieron ofrendas de cincuenta rosas que pusieron junto al Santísimo Sacramento, una por cada año de sacerdocio del padre Benjamín.
Al término de la Eucaristía, el Sr. Obispo, el mencionado Superior Regional de los Padres de Schoenstatt, P. Juan Pablo Catoggio, Mons. Galuppo, el P. Daniel Bevilacqua y el P. Benjamín Pereira, junto con varias Miembros del Instituto de las Hermanas de María y fieles laicos, se desplazaron procesionalmente al Santuario de la “Mater ter admirabilis” donde el P. Benjamín tuvo unas palabras de agradecimiento y de “renovación de la Alianza de Amor con la Ssma. Virgen María”, luego de lo cual pidió a Mons. Oscar Sarlinga que impartiera la bendición final a los presentes.




agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031