Archivo para 31 diciembre 2009

31
Dic
09

EN EL ESPÍRITU DE NAVIDAD, PRIMERA PEREGRINACIÓN DE «PIEDAD ECUMÉNICA» A LA BASÍLICA DE LUJÁN

21 de diciembre 2009

Por primera vez en la historia de la diócesis de Zárate-Campana se realiza una peregrinación de «piedad ecuménica» a la Basílica de Luján, en el espíritu del «ecumenismo espiritual» que nos ha pedido el Santo Padre Benedicto XVI, Sucesor de Pedro. Los fieles laicos, y no pocos consagrados, procedentes de diversas regiones de la diócesis, y especialmente diversas asociaciones de fieles se congregaron piadosamente según el deseo del Santo Padre, para orar a la Virgen María por la unidad de la Iglesia y la concordia en toda la familia humana. De tal modo, haciendo «camino» con la Virgen, Pura y Limpia Concepción de Luján, la «Toda Hermosa», y siguiendo las huellas de Santa Brígida de Suecia, santa que destacó por su pasión por la mencionada unidad de la Iglesia, peregrinaron para adorar al Señor en la cercana Navidad, agradecer por el año 2009 y pedir por el que vendrá, poniendo en los pies benditos de la Virgen las necesidades y la unidad de la Iglesia y la concordia social en nuestra patria, ya tan cercana al festejo Bicentenario.
A modo de fuente de esta creciente pastoral se encuentra el encargo que el Obispo, Mons. Oscar Sarlinga, había efectuado de modo específico a la Comisión diocesana de Ecumenismo y Diálogo interreligioso acerca de la fundación y el fomento de «centros de piedad ecuménica» en distintos lugares de la diócesis, los cuales son una realidad naciente hoy, en las ciudades de Campana, Pilar y Baradero.

Cual antecedente fundacional, la asociación privada de fieles «Amigos de Santa Brígida de Suecia», radicada en la diócesis ha venido desde el año 2006 preparándose a la Navidad con una peregrinaciónen una recogida e íntima celebración en la cripta de la Basílica de Luján, en la capilla de la advocación mariana de Suecia, cuya imagen, la Inmaculada Concepción, talla de origen belga del siglo XV, está entronizada en Vadstena, primer monasterio fundado por Santa Brígida de Suecia, paradigma del «ecumenismo espiritual» a quien el Papa Juan Pablo II llamara «Profeta del III Milenio», y que en nuestra diócesis, desde el 8 de diciembre de 2007, junto a su discípula en el siglo XX, la beata madre Maria Isabel Hesselblad, ha sido declarada patrona de dicho ecumenismo espiritual.

Con la llamada en el corazón del pedido de Jesús: UT UNUM SINT, acompañado por la asociación privada de fieles «Amigos de Santa Brígida», con su director y moderador de la Comisión Diocesana de Ecumenismo y diálogo interreligioso, el Pbro. Dr. Nestor Villa, Mons. Edgardo Galuppo, vicario general, el Pbro. Hugo Lovatto, cura párroco de la iglesia catedral de Santa Florentina (y asesor diocesano de la Pastoral de Juventud), el Obispo presidió la Eucaristía para unos centenares de personas, quienes tuvieron que extenderse a lo largo de uno de los corredores laterales de la cripta, y relacionó en su homilía esta peregrinación “como un «eco» específico de la gran peregrinación del Pueblo de Dios de Zárate-Campana, que tuvo lugar en noviembre y en la que peregrinaron al Santuario 20.000 fieles desde todas las ciudades y lugares de la diócesis”.

En su homilía, distinguió en primer lugar Mons. Sarlinga los «actos ecuménicos» (profundizando previamente sobre qué es el ecumenismo según el Decreto Unitatis redintegratio) del necesario y enriquecedor «diálogo interreligioso», y siguió con la explicación del «ecumenismo espiritual y la piedad ecuménica» según las enseñanzas de Benedicto XVI y las conferencias del Cardenal Kasper. Pidió luego Monseñor Sarlinga que el ecumenismo espiritual ayude a todos a tener «pasión» por la unidad de la Iglesia, citó al respecto la Constitución Lumen gentium, n. 8, del Concilio Vaticano II, y mencionó que la Iglesia de Cristo ha de ser siempre «Casa y Escuela de Comunión», de modo que ella sea “un recinto de paz y de amor, donde todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando”.

Destacó seguidamente la misión de comunión del Sucesor de Pedro, el Papa, y dijo también el Obispo en su homilía que la Casa de la Madre de Luján recibe cada año millares de peregrinos de nuestra diócesis, y que en ese 21 de diciembre, en vísperas de la Navidad, la «Virgen Hermosa» nos muestra un aspecto admirable de María, pues se trata también una «hermosa advocación», dado que desde los orígenes del cristianismo se ha llamado a la Virgen, la «toda hermosa». Por eso mismo –agregó- “las comunidades han de crecer en el espíritu de oración, para que se dé un florecimiento de la piedad ecuménica, que impulse también, comenzando por donde sea más prudente y conveniente, una acción mancomunada con dististintas confesiones y comunidades cristianas en bien de las virtudes sociales, los valores y la solidaridad, afianzados por un diálogo teológico serio y, sobre todo, por un corazón noble que tienda a la plena unión, profundizando en la Verdad, que es Cristo mismo”.

Mencionó el Obispo que la situación de la capilla sueca y escandinava (Capilla 34) de la cripta de la Basílica, y “su providencial vecindad frente a frente con la capilla greco-ortodoxa de Antioquia y otras advocaciones del Oriente Cristiano, llevan misteriosamente a comprender que la celebración de piedad ecuménica entraña un matiz de verdadera oración por la unidad y tiende puentes con las Iglesias del Oriente y las comuniones de la Reforma, en la común aspiración por esa ansiada unidad”.

En el itinerario de la procesión dentro de la vasta cripta, llegados a la capilla sueca la columna proveniente de Campana entonó el “Salve Regina” en honor de la Virgen y se preparó para la santa misa. Se realizó la lectura del profeta “He aquí que viene el Señor Todopoderoso: será llamado Emanuel, Dios-Con-Nosotros”(Cf. Is. 7,14; 8,10) en la antífona de la misa del día correspondiente a la novena de Navidad entonaron el “Angelus” como gratitud al Señor que se encarnó y nació de la Virgen María, que renace en nosotros por la Gracia y que vendrá a juzgar al mundo como Señor de la Historia.

Participaron de la peregrinación la Asociación privada de fieles «Amigos de Santa Brígida de Suecia», la Legión de María («comitia» de las ciudades de Campana y Pilar), la Asociación de casitas de oración «Marana Tha» de Campana, la Asociación de docentes católicos de Campana, la Liga de madres de familia (comisión diocesana y comisión de Santa Florentina), la Asociación privada de fieles «Nuestra Señora de Lourdes» de Maquinista Savio y los diversos «Centros de piedad ecuménica» de Pilar y de Santiago del Baradero, entre los cuales se destacó la presencia de jóvenes.

Durante la animación litúrgica se escuchó las voces de la Comunità «Cenacolo», que destacó como canto a la Virgen un tema llamado “Estrella Polar”, pues llamamos a Jesús «el Lucero del alba» y a la Virgen María, la «Estrella del Mar», «pues nos lleva a Jesús a quien adoramos en el Pesebre de nuestro corazón», como se expresó en la guía de la misa.

Sirvieron el altar el candidato a diácono permanente D. Cabrera (del Barrio «Santa Brígida» de Maquinista Savio) y acólitos de la capilla de Nuestra Señora de Lourdes, de esa misma localidad, sede de la Asociación privada de fieles de Ntra. Señora de Lourdes, animada por la Hna. Laurentina Bussano. Tuvieron a su cargo la animación cantoral jóvenes argentinos, italianos, brasileños y belgas de la «Comunitá Cenáculo» Asociación Privada de Fieles de Derecho Pontificio con sede en Exaltación de la Cruz.

Antes de terminar, el P. Néstor Villa agradeció al señor Obispo, ya que esa actividad piadosa, iniciada por un grupo de fieles en nombre propio, se había asumido con alcance diocesano, lo cual la hace patrimonio eclesial en plenitud. Agregó que como ya las entronizaciones que la Asociación hiciera desde 1998 a 2002, en esa cripta, las capillas sueca, inglesa y neerlandesa coadyuvaron y engrosaron otras muestras de peregrinar ecuménico, ahora se perfilaba una nítida vocación a difundirse en la diócesis a través de los grupos de piedad ecuménica en esta misa, tal como indican los 500 libretos recordatorios que se hicieran imprimir para la ocasión.

Al momento de concluir la eucaristía, Monseñor Galuppo dio lectura a la Bendición Papal para la ocasión, y el P. Néstor Villa algunas de las adhesiones de prominentes miembros de iglesias y comunidades cristianas. A modo de adhesión desde Francia, los “Amigos de Santa Brígida en Provenza” habían hecho llegar una lámina del crucifijo bizantino eslavo, con la Virgen de la Ternura en el superior lateral, y Santa Brígida y Santa Catalina de Suecia, que pintara un artista búlgaro para la Abadía de Vadstena (Suecia) cuya copia se encuentra en la “Chapelle Sainte Brigitte” de Provenza (Vidauban). Un joven artesano de “Comunità Cenacolo” lo dispuso y preparó en una cruz de madera de un metro de altura y se usó como cruz procesional en la ceremonia.

Luego de la bendición final, tuvo lugar un «lucernario», recordando a los servidores fieles que esperan la llegada de Su Señor, habiéndose cantado en español el himno sueco «Muchos Resplandores».

Concluido que fue el «lucernario» se avanzó procesionalmente, a saludar a la imagen de la Pura y Limpia Concepción de la Virgen María en ese Santuario de Luján. Durante la procesión se cantó “Santa María del Camino” y llegados a la capilla argentina, ante la imagen de Ntra. Sra. de Luján, se cantó “Virgencita de Luján”. El señor obispo agradeció vivamente a las asociaciones seglares participantes y reconoció en especial a los jóvenes de la Comunità «Cenacolo» provenientes de varias naciones.


Adhesiones recibidas del Obispo de Estocolmo, y de iglesias, comunidades, confesiones cristianas


ADHESIÓN DE MONSEÑOR ANDERS ARBORELIUS- OBISPO CATOLICO DE SUECIA

Estocolmo, diciembre de 2009-

Muy estimado Monseñor Dr. Oscar Domingo Sarlinga-

Obispo de Zárate Campana

Mil gracias por sus saludos. Me alegra saber de tal peregrinación de “piedad ecuménica” a la Basílica de Luján.!

Que Dios bendiga a los peregrinos!

Bendito sea el Señor y bendita sea su Santa Madre que se realiza esa peregrinación a ese santuario por mi tan querido, ya que podido visitarlo y orar en él.

Feliz Navidad en al paz de Jesus!

+Anders Arborelius ocd Obispo de Holmia (Estocolmo, Suecia)

ADHESIÓN DEL ARZOBISPO KISSAG MOURADIAN

A S.E. Monseñor Dr. Oscar D. Sarlinga, Obispo de Zárate- Campana

Excelencia, con grato placer adhiero sinceramente y de todo corazón a esta «primera peregrinación de piedad ecuménica» de la Diócesis de Zárate-Campana al Santuario de Nuestra Señora de Luján, el próximo 21 de diciembre de este año 2009.

Por diversos motivos en más de una oportunidad tuve la dicha de visitar y participar de distintos actos en su iglesia catedral de Campana como también en iglesia su co-catedral de Belén de Escobar, en razón de eventos significativos, dado lo cual me une a su diócesis un antiguo afecto desde 1977, cuando, todavía presbítero, comenzara mi vinculación con su jurisdicción eclesiástica.

Con la seguridad de afecto y hermandad en el Niño Jesús de Belén.

+ Kissag

ADHESIÓN DE LA COMUNIÓN ANGLICANA

Me adhiero con mucho gusto y gratitud a la primera peregrinación de “piedad ecuménica” de la diócesis de Zárate-Campana a la Basílica de Luján. Envío mis felicitaciones a los organizadores y al señor Obispo Mons. Dr. Oscar Sarlinga. Oro que con este gesto y muchos otros se adelante el día cuando “todos seamos uno” en Cristo.

Rev. David George

(Delegado Ecuménico de la diócesis anglicana de Argentina)

Buenos Aires, 10 de Diciembre de 2009

ADHESIÓN DEL PASTOR ÁNGEL FURLÁN, ASESOR DEL CONSEJO DE LA FEDERACIÓN LUTERANA MUNDIAL

A S. E. Reverendísima Mons. Oscar Sarlinga

Obispo de la Diócesis de Zárate-Campana

Unidos en el amor de Cristo adherimos de todo corazón a esta Primera Peregrinación de Piedad Ecuménica a la Basílica de Luján organizada por la Diócesis de Zárate-Campana.

Quiera nuestro Dios bendecir al S. E. el Señor Obispo, al clero y a los fieles de la diócesis en este signo de piedad ecuménica. Que la veneración de la imagen de la “Virgen Hermosa” réplica de la del Monasterio de Vadstena, que fuera donada por nuestra amada hermana Doña Mercedes Calvo de Villa, nos ilumine y fortalezca en el seguimiento del ejemplo de la Dulcísimo Madre de Dios que ilumina el Adviento. Que el recuerdo de Santa Brígida de Suecia, santa que nos une a católicos y luteranos, nos fortalezca en el camino de la unidad. Que Dios bendiga muy especialmente al Rev. Dr. Néstor Daniel Villa, Director Espiritual de la Asociación de Amigos de Santa Brígida y todos sus esfuerzos en este camino.

Suyo afmo. en Jesucristo.

Ángel F. Furlan

Pastor Luterano

Asesor del Consejo de la Federación Luterana Mundial

ADHESIÓN DEL CAPELLAN REAL SUECO EMÉRITO DE BUENOS AIRES

A Su Excelencia Mons. Dr. Oscar D. Sarlinga y al Pbro. Dr. Nestor Villa

Como cristiano y como pastor de la Iglesia evangelica luterana de Suecia, con el nombre de “Iglesia Sueca”, y como compatriota de la Santa Brígida de Suecia, recordando las palabras del gran arzobispo que lo fuera de nuestra iglesia, Nathan Söderblom (fallecido en los años Treinta) acerca de la Iglesia Sueca, que se considera de catolicidad evangélica. Ya en aquellos años el mismo arzobispo se refería al tema del ecumenismo. Haciendo memoria de todo esto, es mi deseo el expresar mi adhesión a la «Primera Peregrinación de Piedad Ecuménica de Zárate-Campana a la Basílica de Luján-Capilla Sueca» el lunes 21 de diciembre de 2009. Recordando la oración del nuestro Senor Jesucristo por sus discípulos, el Cual rogó a su Padre (San Juan 17:21) “… que todos sean uno, para que el mundo crea…”. Me encontraré espiritualmente junto con ustedes este 21 de diciembre, orando a Dios por la misma unidad en Cristo que ustedes estan pidiendo. Nos unimos en las palabras de nuestras oraciones a Dios Nuestro Padre.

Fraternalmente Sven Winterstam


Adhesión del Consejo Pastoral de las Iglesias Cristianas Evangélicas de Campana

Campana, 18 de Diciembre de 2009.

Obispado de la Diócesis de Zarate-Campana

Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga

Ref. Peregrinación y Oración por la Unidad de la Iglesia de Cristo

De mi mayor consideración

Me dirijo a V.E. Rev. en nombre del Consejo Pastoral Evangélico de Campana saludándole con la paz de nuestro Señor, deseando que se encuentre bien, disfrutando de las abundantes bendiciones de nuestro Buen Dios.

Querido Sr. Obispo, si hay algo que motiva mi corazón en este tiempo, es la oración en favor de la Unidad de la Iglesia de Cristo; en cada encuentro en que tengo la oportunidad de dar un mensaje, no dejo de mencionar que Jesucristo vuelve pronto y que el tiene Una Sola Iglesia en cada ciudad y por consiguiente Una Sola Iglesia en la tierra; El vendrá muy pronto al encuentro de Su Única Amada y Santa Iglesia, por quien dio Su vida en la cruz.

La oración que el Señor Jesús elevó al Padre en el Evangelio de San Juan, capítulo 17:21 todavía está sin responder, Jesús pidió “que todos los creyentes en El seamos UNO, como lo son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo…para que el mundo crea……”

De todo corazón me alegro con esta noticia y le comunico que enviaré el pedido de adhesión a cada una de las congregaciones en las que me toca servir, al día de oración por la Unidad de la Iglesia de Cristo.

Le envío un abrazo fraterno en el amor de nuestro Señor

Juan Carlos Chevriau

Pastor Comunidad Cristiana de Campana

Presidente Consejo Pastoral Evangélico

30
Dic
09

ECOS DE LA CELEBRACIÓN DE ORDENACIONES SACERDOTALES EN LA IGLESIA CO-CATEDRAL DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR, DE BELÉN DE ESCOBAR

19 de diciembre 2009

https://i0.wp.com/www.newsmaker.com.ar/clientes/infodiocesis//infodiocesis/imagenes/154644_tn_ordenacionsacerdotalalfredofernando2009_1.JPG

https://i1.wp.com/www.newsmaker.com.ar/clientes/infodiocesis//infodiocesis/imagenes/154644_tn_ordenacionsacerdotalalfredofernando2009_3.JPG

Iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, sábado 19 de diciembre de  2009. Una multitud de fieles provenientes de distintas comunidades de la diócesis llenó la amplia iglesia co-catedral, y el gran salón continuo, desde donde siguió la ceremonia en pantalla gigante. Fueron 57 los sacerdotes que concelebraron la Santa Misa, asistieron 5 diáconos permanentes y los seminaristas del Seminario “San Pedro y San Pablo”.

https://i0.wp.com/www.newsmaker.com.ar/clientes/infodiocesis//infodiocesis/imagenes/154644_tn_ordenacionsacerdotalalfredofernando2009_5.JPG

https://i0.wp.com/www.newsmaker.com.ar/clientes/infodiocesis//infodiocesis/imagenes/154644_tn_ordenacionsacerdotalalfredofernando2009_6.JPG

El Pbro. Alfredo Antonelli fue nombrado vicario interparroquial de la Natividad del Señor y de San Juan de la Cruz, en Escobar, y el Pbro. Fernando Fusari, vicario  parroquial de Santiago Apóstol, de Baradero.

https://i2.wp.com/www.newsmaker.com.ar/clientes/infodiocesis//infodiocesis/imagenes/154644_tn_ordenacionsacerdotalalfredofernando2009_4.JPG

HOMILÍA DE MONS. OSCAR SARLINGA EN LA ORDENACIÓN SACERDOTAL DE LOS DIÁCONOS FERNANDO FUSARI Y ALFREDO ANTONELLI.
IGLESIA CO-CATEDRAL DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR BELÉN DE ESCOBAR.

Sábado 19 de diciembre de 2009

(Después de saludar a los vicarios generales, el Rector del Seminario «San Pedro y San Pablo», a los sacerdotes presentes, que en número de 57 acudieron a la ceremonia, a los diáconos permanentes, religiosos, religiosas, seminaristas, autoridades civiles, a los ordenandos y a sus familias, y a todos los fieles congregados, el Sr. Obispo dijo la siguiente homilía)

Queridos hermanos y hermanas:

Con inmensa alegría en el Señor, asistimos a esta ceremonia de ordenación sacerdotal. Estamos aquí congregados, hemos afluido a este templo, como un «río de vida» que viene de la Fuente, Jesucristo. El manantial es su Corazón, ese gran «Río de Vida y Amor», al que hemos consagrado nuestra diócesis, precisamente en esta iglesia co-catedral de la Natividad, el 9 de mayo de este año 2009, ya tan próximo a su fin. Creemos en Cristo, y por eso esperamos que esa agua viva siempre nos vivifique, porque Él ha dicho: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Jn 7:38; Cf Is 55:1.; 2 Co 5,11-20).

Nos hallamos congregados, como dije, para la ordenación presbiteral de estos dos jóvenes, Alfredo y Fernando.  ¿Cómo se puede querer ser sacerdote –se preguntarán algunos- en estos tiempos?. No pocos son incluso interpelados interiormente por el redespertar vocacional sacerdotal en nuestra diócesis. Todo es obra de la Gracia, y nada es imposible para Dios.

Permitámonos, sin embargo, la pregunta: ¿Por qué están hoy aquí estos jóvenes diáconos, con toda la disposición de su espíritu, para recibir de manos de su Obispo la ordenación presbiteral?. Quieren dedicar su vida al Ministerio sacerdotal. ¿Por qué?. Por entrega al Amor de Cristo. Para profundizar en la respuesta podríamos hacernos eco de unas palabras al respecto que el Papa Pablo VI pronunció en el hoy algo lejano 1971, cuando tuvo ocasión de referirse a la razón por la cual un hombre quiere ofrendarse en la vida sacerdotal, y esa razón vivencial es cristocéntrica:  “Él –Cristo- lo ha enamorado de Sí, al punto de hacer madurar en él el acto de amor más pleno y más grande del cual el corazón humano sea capaz: la oblación total, perpetua, feliz, de sí mismo… Él –el sacerdote- ha tenido el coraje de hacer su vida una ofrenda, propiamente como Jesús, por los otros, por todos, pos nosotros”(1).

Alfredo y Fernando han respondido: “Aquí estamos, Señor”, se lo han respondido, a través de la Iglesia, al Pontífice de nuestra fe. Lo han hecho en una exclamación de Amor manifestado en la entrega de sus vidas, que los hará “(…) embajadores de Cristo y como si Dios hablase por ellos” (Cf 2Cor 6,13-20) con el propósito de asumir siempre los mismos sentimientos de Cristo (Cf Flp 2.5), en un testimonio sacerdotal que dará fruto.

Hace tanta falta el testimonio sacerdotal, tanto, que es lícito que nos preguntemos hoy, los sacerdotes que estamos aquí, acerca de si nuestro testimonio ha entusiasmado a alguien, a los jóvenes, a seguir a Jesús, o bien si hemos sido tibios o incluso, por acción u omisión, hemos dado un mal testimonio. Como el sacerdocio ministerial, más que una simple función, es configuración, como un «sello indeleble» en nuestro propio ser, de la abundancia de cómo lo vivamos, surgirá también nuestro testimonio.

En la ordenación reciben, quienes son así consagrados, el sello en el alma (el «carácter»), dado por el mismo Cristo, quien los signa con un carácter especial y los habilita, de tal manera, al ejercicio de potestades divinas(2). Al mismo tiempo, toda exclamación de Cristo se hace realidad en el sacerdote, tanto la certeza de ser una sola cosa con el Señor, cuanto también el grito del abandono, en el que se hace carne nuestra total entrega.

I. EL «ABANDONO» Y LA CLAVE «QUE SÓLO EL PADRE POSEE»

Como el grito de Amor de Jesús al Padre, que muestra la pureza de corazón del alma humana de Cristo cuando manifiesta los sentimientos de desolación y abandono, cual eco del Salmo 21/22 y también del Salmo 68/69, 22, que reza: “Para mi sed me dieron vinagre”.

Ocurre que en la vida solemos preguntarnos más el «por qué» que el «para qué». Del «abandono» de Cristo sólo el Padre tenía la clave, y esta era el «para qué» de su misión. El Señor Jesús se entregó para que se diera el «Bautismo del fuego del Espíritu» (Cf Lc 12, 49-50). Para ello era lo que más convenía, en el designio del Padre, la Cruz, la sed y el abandono(3).

Dentro de la misión sacerdotal, queridos hermanos e hijos, esto es, como sacerdotes, «tendrán sed», como Jesús. Sabemos que Él es el agua de vida para todo aquel que en él cree(5). Tengo sed”, revela su humanidad. Revela su agonía, en su naturaleza humana, manifestada así en toda su pureza ; revela también su sed por cumplir su misión, para que la alegría cristiana sea por siempre el signo distintivo de los discípulos. Son revelaciones que encontrarán ustedes en el ejercicio del ministerio. Ejérzanlo con gran esperanza, c0n la serenidad de hacer las veces, en su ministerio, de Aquel  «Emmanuel», “Dios-con-nosotros”, que nos vino a liberar para así introducirnos en el camino de la «novedad» de vida (Cf. Rom 6,4), porque Él hace nuevas todas las cosas.

Las condiciones actuales pueden ser difíciles, pero esperanzadoras. Muchas tristes situaciones pueden hacernos clamar, al igual que los israelitas durante el Exilio, “¿Cómo cantar un cántico a Sión en tierra extranjera?“ (Salmo 137,4). Hoy también, los discípulos de Jesús nos preguntamos: ¿Cómo celebrar y proclamar la esperanza y la salvación de Jesús en el mundo en que nos toca vivir?.

Porque, podemos escuchar “sordos ruidos, que anuncian batalla”, a la manera de la canción «El Combate de San Lorenzo»: “Sordos ruidos, oír se dejan de corceles y de aceros…”. Ante esos ruidos, tengamos los mismos sentimientos de Cristo Jesús. En realidad, si Jesús tuvo que probar en su alma humana el sentimiento de verse abandonado por el Padre, no lo estuvo en absoluto.  Él mismo dijo, y vuelve a decírnoslo hoy: “El Padre y yo somos una sola cosa” (Jn 10, 30).

II. EL BAUTISMO DE FUEGO «PARA LA MISIÓN», PARA «CONSOLAR» AL PUEBLO DE DIOS

Alfredo, Fernando, en un sentido esta celebración los configura para ese Bautismo del fuego del Espíritu. Es «ese» Bautismo donde reciben la misión. La sed de la cruz, en boca de Cristo moribundo, es la última expresión de ese deseo del bautismo que tenía que recibir y de fuego con el cual encender la tierra, manifestado por Él durante su vida. “He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido! Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla!” (Lc 12, 49-50).

Ahora se va a cumplir ese deseo, y con aquellas palabras Jesús confirma el amor ardiente con que quiso recibir ese supremo “bautismo” para abrirnos a todos nosotros la fuente del agua que sacia y salva verdaderamente (cf. Jn 4, 13-14).

¿Para qué?. Para consolar al pueblo (Cf Is. 40,1) con su ministerio, con la gracia de los siete sacramentos, con el pastoreo, con la dedicación de sus vidas. El mensaje de la carta a los Hebreos subraya que Cristo vino a liberar a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida como esclavos (Cf Hb 2,15), por ello consolar significa liberar, acompañar al pueblo del Señor, compartir sus gozos y esperanzas, sus angustias y dificultades(6), dar aliento y contagiar fortaleza. Quieran siempre, cuiden, estén atentos, con la actitud de María, la Virgen fiel.

III. SACERDOTE RECONCILIADO Y RECONCILIADOR

«Dejarse reconciliar con Dios» es más que un programa de vida, es la base de la vida espiritual (Cf. 2Cor 5,18).

El sacerdote es reconciliador porque ofrece el sacrificio de Cristo. Más que un animador grupal o comunitario, si el sacerdote «anima» (en pureza de términos) a la comunidad que le ha sido confiada, esto resulta porque él es el hombre hecho, ordenado «para la Eucaristía», según el Corazón de Cristo. De allí viene todo el dinamismo que recibe. Como les decía en el inicio del Año Sacerdotal: “Sin Corazón de Cristo no hay dinamismo evangelizador (…) Aunque sea algo que ya sabemos, dejemos entrar en el corazón nuestro, todavía más que en nuestra mente, lo que significa: «Eucaristía, Fuente y Culmen»”(7).

Por eso, por sobre todo, sean santos sacerdotes. Si bien es verdad que la eficacia sustancial del ministerio no depende estrictamente de la santidad del ministro (como sujeto), no podemos olvidar que, como nos lo ha dicho recientemente el Papa Benedicto XVI al presentar como modelo a San Juan María Vianney, la fecundidad sacerdotal derivará de la c0nfluencia de la santidad objetiva del ministerio con la subjetiva del ministro. El método pastoral más primigenio y más eficaz es la santidad de vida, en la total identificación con su ministerio(8).

CONCLUSIÓN

Alfredo, Fernando: sean valientes y no teman, tengan coraje e intrepidez, con humildad, recordando siempre el Salmo 18: Preserva a tu siervo de la arrogancia, para que no me domine… sabiéndose, a la vez, «embajadores» del Príncipe de la Paz, Aquél a quien San Pablo nos presenta como “nuestra Paz” (Ef 2,14). Por causa del egoísmo, la soberbia y la prepotencia, incluso cuando esta última está disfrazada de dulzura, la paz se pone en peligro y hasta se llega a romper; ustedes sean hombres de Paz. No temamos. Si Él es nuestra Paz, nosotros también somos de la Paz. Si queremos ser fieles hijos de Dios y alcanzar el Reino de salvación, hemos de ser “constructores de la paz” (Cf. Mt 5, 9), desarrollar la comunión fraterna, eliminar todo muro de división que pueda existir (Cf. Efe 2,14) y sembrar esperanza, el realismo de la esperanza que no defrauda.

En nuestro Plan Pastoral hemos asumido que para desarrollar nuestro ministerio en fraternidad, hemos de partir de la Eucaristía, que es plenitud(9). Desde esa Eucaristía, nuestra Iglesia Diocesana está brindando su servicio y testimonio para que se haga realidad lo anunciado por el profeta: que Jesús vino a dar la vista a los ciegos, la liberación a los oprimidos y anunciar el Evangelio a los pobres (Cf Lc 4,14-22).  En esta dinámica, los abraza el presbiterio hoy presente, y los espera con inmensa esperanza la porción del Pueblo de Dios que el Obispo les confía.

Con la ayuda de la Santísima Virgen María, Madre de Dios, la Señora de la Esperanza gozosa y de la Natividad.

Notas:

1.PABLO VI,  Audiencia general del miércoles 13 de octubre de 1971, Ciudad del Vaticano.

2.Cf SANTO TOMÁS DE AQUINO, S. TH. III, 53, 2.

3.Según los sinópticos, Jesús gritó dos veces desde la cruz (cf. Mt 27, 46. 50; Mc 15, 34. 37); sólo Lucas (23, 46) explica el contenido del segundo grito. En el primero se expresan la profundidad e intensidad del sufrimiento de Jesús, su participación interior, su espíritu de oblación y también quizá la lectura profético-mesiánica que Él hace de su drama sobre la huella de un Salmo bíblico, identificándose con el Mesías Sacerdote esperado.  Juan expresa claramente el clamor de Jesús: “Tengo sed” (Jn 19, 28-30).

4.Jesús había dicho a la mujer Samaritana: ¨Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.¨ (Jn 4:13,14).

5.Cf Jn 19:28; Mc 2:27,28; Jn 5:27, Mt.1:1;  Gal 4:4; ¨Fil 2:8; Jn 1:14; Mt .26:37;  Lc 2:40; Lc 4:2; Id. 8:23.   Aun Resucitado, dijo ¨Miren mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpen y vean; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo¨ (Lc 24:39).

6.Cf CONC. ECUM. VAT. II, Const. past. Gaudium et Spes, 1.

7.AÑO SACERDOTAL Mensaje de Monseñor Oscar Domingo Sarlinga, obispo de Zárate-Campana con motivo del inicio del Año Sacerdotal convocado por el Santo Padre (18 de junio de 2009)

8.BENEDICTO XVI, Carta del Sumo Pontífice para la convocación de un Año Sacerdotal con ocasión del 150 aniversario del «dies natalis» del Santo Cura de Ars, Ciudad del Vaticano, 16 de junio de 2009,  (“Queridos hermanos en el Sacerdocio, pidamos al Señor Jesús la gracia de aprender también nosotros el método pastoral de san Juan María Vianney. En primer lugar, su total identificación con el propio ministerio. En Jesús, Persona y Misión tienden a coincidir: toda su obra salvífica era y es expresión de su “Yo filial”, que está ante el Padre, desde toda la eternidad, en actitud de amorosa sumisión a su voluntad. De modo análogo y con toda humildad, también el sacerdote debe aspirar a esta identificación”).

9.Cf OBISPADO DE ZÁRATE-CAMPANA, «Plan Pastoral diocesano», en http://www.obispadozaratecampana.org/ (“De todo ello, la EUCARISTÍA es la plenitud. El mismo Señor dijo: “Yo soy el pan de la Vida” (Jn 6, 35). Y Eucaristía dice relación estrecha con caridad, vida cristiana efectivamente vivida, en lo personal y como Iglesia. Nuestro Papa Benedicto XVI, en «Sacramentum caritatis», hizo esa relación fundamental (…) con (…) Deus caritas est”. Por esto, la «Sacramentum caritatis», iluminadora para nosotros y nuestro Plan pastoral, posee (…) una visión en la cual “la celebración eucarística aparece aquí con toda su fuerza como fuente y culmen de la existencia eclesial”)”.

26
Dic
09

CELEBRACIÓN DE LAS FIESTAS PATRONALES DE LA IGLESIA CO-CATEDRAL DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR EN BELÉN DE ESCOBAR

¡FELIZ NAVIDAD!

El Sr. Obispo diocesano, Mons. Oscar Sarlinga, celebró en Nochebuena las Fiestas Patronales de la Natividad (la Navidad) del Señor, en Belén de Escobar, en la tradicional “Misa del Gallo”, acompañado por Mons. Edgardo Galuppo, vicario general, el Pbro. Daniel Bevilacqua, cura párroco, Mons. Marcelo Monteagudo y los Pbros. Nicolas Guidi y Alfredo Antonelli.

El día de Navidad, el 25 por la mañana, el Sr. Obispo celebra la Santa Misa en la iglesia catedral de Santa Florentina, en la ciudad de Campana.

«Mons. Oscar Sarlinga agradece de corazón todas las afectuosas salutaciones Navideñas recibidas y le retribuye con los mejores augurios de Feliz y Santa Navidad y un Año Nuevo lleno de la Gracia y la Paz del Señor. Con corazón confiado, roguemos: ¡Señór, déjanos nacer de nuevo en tu Amor!. Felicidades en el Amor de Cristo, con la protección de la Virgen Madre.»
24
Dic
09

MENSAJE DE NAVIDAD Y MEJORES AUGURIOS DE BUEN AÑO 2010

Mons. Oscar Sarlinga agradece de corazón todas las afectuosas salutaciones Navideñas recibidas y le retribuye con los mejores augurios de Feliz y Santa Navidad y un Año Nuevo lleno de la Gracia y la Paz del Señor.

Con corazón confiado, roguemos: ¡Señór, déjanos nacer de nuevo en tu Amor!. Felicidades en el Amor de Cristo, con la protección de la Virgen Madre.

24
Dic
09

El obispado Zárate-Campana lanza su nueva página web

El obispado de Zárate-Campana lanzó hoy oficialmente la nueva página web de comunicación institucional:

que reemplaza a la antigua (obzaratecampana.com.ar) aunque recoge el número de visitas desde su presentación en 2008 y que supera ya el número de 1.500.000 visitantes.El lanzamiento lo hizo el obispo diocesano, monseñor Oscar D. Sarlinga, junto con la Delegación de Comunicación en pleno, que incluye la Oficina Digital y la Oficina de Agendas y Guías.

La nueva página cuenta con los más modernos adelantos de la tecnología digital, tal como la posibilidad de ver videos, archivos adjuntos de word, Excel, prestaciones de Powerpoint, también los semanarios parroquiales enlazados, y otros medios tecnológicos. Y desde el obispado, señalaron que debe ser todavía actualizada y completada con parte del material que aún se encuentra en la página antigua.

Monseñor Sarlinga recordó el llamado que hizo Benedicto XVI a los jóvenes católicos a usar la red para llevar el mensaje de la Iglesia. Mencionó además que “el cambio cultural que significó el avance del uso de Internet requeriere de opciones éticas y morales, puesto que dicho poderodísimo medio ha producido grandes cambios en el modo cómo se distribuyen, interpretan y difunden las noticias y también en el modo de relacionarse entre las personas”.

La diócesis de Zárate-Campana, que ya estaba presente “en la generación digital” a través de la antigua página y de diversos blogs del obispado, presta ahora este servicio, enlazando a la vez al contenido informativo, el acostumbrado “Infodiócesis” semanal, que lleva 154 ediciones, ahora con contenido virtual.

“La página constituye el fruto de un oculto, paciente y arduo esfuerzo”, dijo monseñor Sarlinga. También destacó la presencia del “Infodiócesis”, que llega a 7.000 suscriptores por semana, con un porcentaje de apertura de cliqueo del 89% semanal.

Por otra parte, agregó, “se transmite toda la información que envían las parroquias, las congregaciones, las asociaciones de fieles y movimientos, sin distinción y con servicio de las fotografías que sean enviadas al secretariado de comunicación para su publicación”.

Recordó finalmente que la página había recibido la autorización de enlace de Radio Vaticana y que esperaba se fueran transfiriendo los links amigos, que ya habían pedido ser inscriptos en la página anterior, al tiempo que invitó a otros sitios católicos “a trabajar juntos en este medio de evangelización, la vocación más profunda de la Iglesia”.

Más información:
(03489) 422817 / 426606
obispadozaratecampana@gmail.com
secretariado.curia.zaratecampana@gmail.com

22
Dic
09

Monseñor Oscar Sarlinga ordenó sacerdotes a Afredo Antonelli y a Fernando Fusari

Iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, sábado 19 de diciembre de 2009.

Una multitud de fieles provenientes de distintas comunidades de la diócesis llenó la amplia iglesia co-catedral, y el gran salón continuo, desde donde siguió la ceremonia en pantalla gigante.

Fueron 57 los sacerdotes que concelebraron la Santa Misa, asistieron 5 diáconos permanentes y los seminaristas del Seminario “San Pedro y San Pablo”.

20
Dic
09

ORDENACIÓN DE UN NUEVO DIÁCONO PERMANENTE PARA LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA

El día 12 de diciembre ppdo. el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga ordenó un nuevo diácono permanente, fruto de la Escuela de Ministerios y del Diaconado Permanente de la diócesis (en funciones desde 2004 y reactualizada en 2006), que es el 7mo. al servicio de esta iglesia local.

El acólito Ramón Álvarez, originario de Zárate, esposo de Marta Giovagnoli, con dos hijos y cuatro nietos, es director de Caritas de la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen, de Zárate, vice-director de la Caritas diocesana, miembro del Movimiento de «Jubileo Matrimonial» de la Pastoral familiar parroquial y proveniente del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Tiempo atrás, gerenció el Club «Defensores Unidos» y el Instituto «José Manuel de Estrada», tradicionales en la ciudad, y antes había tenido cargos dirigenciales en una conocida empresa industrial de la zona, sin perder nunca su sencillez y entrega a los más necesitados.

MISA DE ORDENACIÓN DIACONAL DEL SR. ACÓLITO RAMÓN ÁLVAREZ ORDENACIÓN DE UN NUEVO DIÁCONO PERMANENTE PARA LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN CIUDAD DE ZÁRATE

Sábado 12 de diciembre de 2009, en la Festividad de Nuestra Señora de Guadalupe

Querido hermano Ramón, que serás ordenado diácono permanente,

¡Recibes hoy el don de la diaconía de la esperanza!. Alégrate y regocíjate en Cristo. Luego del debido tiempo de formación, conforme a las normas de la Iglesia, con el apoyo incondicional de tu esposa, hijos y nietos, ha llegado el momento de configurarte con Cristo Servidor en el Orden diaconal. Después del tiempo prudencial de formación, querido hermano, ha llegado este momento en el que te acompañan tu querida esposa Marta Giovagnoli, mujer ejemplar, apóstol de la «pastoral del duelo», tus hijos Eduardo y Mónica (con sus cónyuges, Laura y Sandro) y tus nietos, Julieta (4), Matías (11), Bruno (16) e Ignacio (23).

Te ha caracterizado, según hemos podido constatar en el tiempo en que te conocemos, el amor a la Iglesia, el sentido de la obediencia verdadera, sin servilidad, el espíritu de comunión y de conciliación, y la discreción de juicio.

I. RENACIMIENTO DE LAS VOCACIONES ESPECÍFICAS EN LA IGLESIA PARTICULAR

Experimentamos una gran alegría en el Señor, porque el florecimiento de las vocaciones al diaconado permanente en la diócesis se da, con esa comunión orgánica y mutua interacción que proviene del Espíritu, en un contexto eclesial, muy significativo y por manifiesta gracia del Señor, de un redespertar de las vocaciones al sacerdocio ministerial, y también de las vocaciones laicales específicas. El Seminario “San Pedro y San Pablo”, que ha venido a acompañarte, es una prueba de ello, y no menos toda la feligresía que ha asistido a esta celebración. Se nota la vida de la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios, en ésta, su porción, que «recomienza desde Cristo» como hemos pedido insistentemente desde el comienzo del «estado de misión».

En efecto, la vocación al diaconado, que nace de la decisión de los Apóstoles movidos por el Espíritu, para proveer a las necesidades de la Iglesia, como vemos en el libro de los Hechos (cf Hch 6 2-6), jamás podría ser fruto del decrecimiento o desapreciación de la vocación sacerdotal, al sacerdocio ministerial, a modo de una especie de subproducto de una manera de pensar –la cual provendría de una falacia- y que más o menos podría ser expresada así: «dado que faltan sacerdotes, o no son suficientes, entonces hay que promover el diaconado permanente». Esto silogismo no sería válido, en primer lugar porque si se lo pedimos de corazón y somos fieles, el Señor nunca dejará de enviar obreros a su Viña, y además porque el diácono permanente, lejos de ser un «sub-sacerdote» que supla meramente a una carencia sacerdotal, es un hombre llamado a recibir el Orden Sagrado para presencializar a Cristo-Siervo, obediente y servidor, pues el diaconado es una «vocación en sí» que dice relación a la acción del Espíritu que anima a la Iglesia, y de su visible constitución.

¡Queremos experimentar, querido hermano Ramón, la diaconía de la esperanza!. Porque nuestra esperanza es Cristo, modelo diaconal por excelencia, puesto que, como Hijo del Padre, vivió totalmente dedicado al servicio de Dios, por el bien de los hombres, y se reconoció profetizado en la imagen bíblica del Siervo de Yahvé (Cf Lc 4,18-19), así como delineó su su acción misma como diaconía (Cf Lc 22.27) y mandó a sus discípulos hacer otro tanto (Cf Mc 10.43; Jn 13.15).

La misma Iglesia, en un sentido, es «Sierva, o Servidora», a semejanza de su imagen prototípica, la Santísima Virgen, la Servidora del Señor (Cf Lc 1.28). ¡Qué auspicioso es que recibas el Orden Sagrado del diaconado en este tiempo de Adviento, y en esta festividad de Nuestra Señora de Guadalupe!. Sigue siempre de cerca los consejos de la Madre del Señor.

Siendo felizmente casado, con estupendos hijos y nietos, vivirás ahora, en un sentido de decir, la doble sacramentalidad, la del matrimonio y la del orden, participando con tu esposa e hijos en la diaconía, sin quitarles el debido tiempo a ellos, que son tu familia, prodigándote en todo, por otra parte, a la Iglesia del Señor, que no se deja ganar en generosidad. Tu experiencia de trabajo, que has tenido provechosamente, en empresa, en cargos dirigenciales, en la organización de establecimiento educativo, te ayudará a ejercer con el realismo de la esperanza tu apostolado en el mundo, no menos que dentro de tu propia familia, como colaborador muy cualificado para abordar diversas realidades urgentes en la Iglesia particular, y realidades nuevas y florecientes, como la Pastoral social, los grupos de Justicia y Paz, sin olvidar, por cierto, tu amada Caritas, a la que le has dedicado tantos años de tu vida.

II. DIACONÍA DE LA ESPERANZA, DE LA VERDAD, DE LA CARIDAD

Te manifestaba que recibías hoy, con el Sagrado Orden del Diaconado, la «diaconía de la esperanza». La recibes junto con la «diaconía de la verdad», a la que llamamos de esta forma puesto que tu servicio diaconal, en fidelidad a la enseñanza de la Iglesia, a su Magisterio, ha de ser siempre objeto de tu discernimiento, para ser también, en tanto diácono, y en especial en tanto que se te encargue la predicación de la Palabra, así como la catequesis, en el sentido de hacerla presente en todas las obras apostólicas, “fiel distribuidor de la palabra de la verdad” (2 Tm 2, 15), como exhorta San Pablo a Timoteo.

El diácono permanente ha de brillar, y diría especialmente, por la «diaconía de la caridad», también en su dimensión social, sin ser por ello una mera actividad de asistencia social[1]. Se trata de la realización de la solidaridad como virtud cristiana en nuestro mundo de hoy, desde la evangelización explícita y la actitud de construir la civilización del Amor, una tarea primordial en la vida de la Iglesia. Como dice el Concilio Vaticano II:

«La Iglesia abraza con su amor a todos los afligidos por la debilidad humana; más aún, reconoce en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador pobre y paciente, se esfuerza en remediar sus necesidades y procura servir en ellos a Cristo»[2].

He mencionado antes que ya has dedicado gran parte de tu vida a la atención de los más pobres, en tu servicio a la Caritas parroquial, a la interacción que esta caridad institucionalizada realiza en la ciudad de Zárate, y desde hace un tiempo, en tu servicio como vice-director de la Caritas diocesana; recuerda siempre ese «amor primero» a los más necesitados, viendo en el prójimo, y en especial en los pobres, sufrientes y enfermos, la imagen de Dios, como también nos exhorta el propio Concilio Vaticano II nos dice cómo debemos ejercer hoy nuestra caridad con los pobres, haciendo también referencia a la necesaria pureza de intención, en ese servicio, y a lo que hoy llamaríamos promoción humana integral[3]:

El adecuado servicio a los necesitados exige, además de la acción de las organizaciones nacidas en la Iglesia, el esfuerzo de la mutua colaboración entre las instituciones, como se está haciendo desde la irradiación de esta parroquia de Nuestra Señora del Carmen, donde eres director de la Caritas. Y esto último no sólo por razones de eficacia, sino como razón profunda de la necesaria comunión eclesial, pues la Iglesia, que hoy a través de mi humilde ministerio episcopal te llama, es «Misterio de comunión con Cristo y con el Padre en el Espíritu Santo» y esto ha de manifestarse en toda su actividad pastoral incluida su acción caritativo-social, que supone relación entre las personas (Cf. 1 Cor. 12-14).

III. DESAFÍOS, ORIENTACIONES PASTORALES

Nuestro Plan Pastoral delinea los trazos más salientes del diaconado permanente en la diócesis. Es un Plan abierto a concreciones, más aún, diría, exige concreciones. A comenzar desde el Espíritu, esto es, en promover entre los ministros ordenados una profunda experiencia de Dios que alimente el seguimiento e imitación de Cristo «Buen Pastor». El diácono permanente ha de fomentar de modo también «permanente» una mayor vivencia de la comunidad católica, e impulsar la Nueva Evangelización como la entiende la Iglesia, viviendo el ministerio ordenado desde la perspectiva de la caridad pastoral, así como reavivar con la gracia de Dios el carisma recibido, a través de una sólida formación permanente.

No es el momento adecuado el de exponer orientaciones pastorales en una homilía, pero expreso una vez más que estamos abiertos a aportes y propuestas para profundizar y ampliar las líneas que la Iglesia diocesana ha convenido, con claridad y unidad de criterios, en los campos que quiere confiar a los diáconos permanentes, dentro de las normas y orientaciones de la Iglesia.

El Obispo como Sucesor de los Apóstoles ordena diáconos permanentes, después de un previo discernimiento vocacional, principalmente a través de la Escuela del Diaconado Permanente, una vez comprobadas tanto la idoneidad y formación para este ministerio como la vinculación con la comunidad (que es esencial), y en razón de las necesidades de las diócesis.

Es la diócesis la que está llamada a crear concretamente los espacios necesarios para que los diáconos colaboren en la animación de servicios pastorales, detectando y promoviendo líderes, y estimulando la corresponsabilidad de todos, en la comunión jerárquica y orgánica, para una cultura de reconciliación y solidaridad.

Y por supuesto, ¿cómo podríamos olvidar la dimensión misionera de los diáconos permanentes, cuando ha sido uno de los ejes fundamentales de nuestra organicidad pastoral, siendo ellos la comunión la misionariedad, y cuando han dado tanto fruto las misiones diocesanas, también las misiones populares?. Pero misionariedad fructifica cuando hay comunión, por ello, el Obispo y los sacerdotes, en este aspecto que estamos considerando, han de acompañar a los diáconos permanentes en su proceso formativo y de santificación y en el ejercicio de su ministerio, integrándolos activamente en la vida pastoral y fraterna, esto es, en una «fraternidad del Orden Sagrado», en un espacio de verdadera fraternidad, que es obra del Espíritu Santo.

Por último, aunque no menos importante, apreciado Ramón, no olvides mantener siempre un gran equilibrio con respecto al tiempo que le dedicas a tu familia, a tu trabajo y a tu ministerio. Siendo casado, y con una hermosa familia, será maravilloso el ver cómo darán ustedes, juntos, un testimonio de la Iglesia doméstica, cuales ejemplos vivos de la unidad y amor familiar en sus hogares.

Que la Virgen Santísima, cuya festividad celebramos hoy en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, nos alcance la gracia de imitarla en la diligencia con que Ella acudió en ayuda del prójimo (Cf. Lc 1,39; Jn 2,3).

Así sea.

[1] BENEDICTO XVI, Discurso del Papa a Diáconos Permanentes de la Diócesis de Roma, en el 25° aniversario del restablecimiento del Diaconado Permanente en la Diócesis de Roma, Ciudad del Vaticano, 18 de febrero de 2009 (“Pero no basta anunciar la fe sólo con palabras, porque, como recuerda el apóstol Santiago, la fe “si no tiene obras, está realmente muerta” (St 2, 17). Por tanto, es necesario que el anuncio del Evangelio vaya acompañado con el testimonio concreto de la caridad, que “para la Iglesia (…) no es una especie de actividad de asistencia social (…), sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia” (“Deus caritas est”, 25). El ejercicio de la caridad pertenece desde el inicio al ministerio diaconal: los Siete, de los que hablan los Hechos de los Apóstoles, fueron elegidos para servir a las mesas. Vosotros, que pertenecéis a la Iglesia de Roma, sois los herederos de una larga tradición, en la que el diácono Lorenzo constituye una figura singularmente hermosa y luminosa”).
[2] CONC. ECUM. VAT. II, Const. Lumen gentium, n. 8.
[3] CONC. ECUM. VAT. II, Decr. Apostolicam actuositatem, n. 8 (“Para que este ejercicio de la caridad sea verdaderamente irreprochable y aparezca como tal, es necesario: ver en el prójimo la imagen de Dios, según la cual ha sido creado, y a Cristo Señor, a quien en realidad se ofrece lo que al necesitado se da;respetar con máxima delicadeza la libertad y la dignidad de la persona que recibe el auxilio; no manchar la pureza de intención con cualquier interés de propia utilidad o con el afán de dominar;cumplir antes que nada las exigencias de la justicia para no dar como ayuda de caridad lo que ya se debe por razón de justicia; suprimir las causas, y no sólo los efectos, de los males; y organizar los auxilios de tal forma que quienes los reciban se vayan liberando progresivamente de la dependencia externa y se vayan bastando por sí mismos”).




diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031