Archivo para 27 noviembre 2009

27
Nov
09

CARTA PASTORAL CON MOTIVO DEL INICIO DEL TIEMPO DEL ADVIENTO

LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA MIRADA NOS CONSIGA LA GRACIA QUE TUVO EL CENTURIÓN: ESTE HOMBRE ES VERDADERAMENTE EL HIJO DE DIOS, «EL DIOS QUE ES, QUE VIENE Y QUE VENDRA»
Queridos hermanos y hermanas, hijos e hijas en Cristo:

Se renueva en nosotros el clamor: ¡Ven, Señor! La perenne «novedad» del cristianismo nos lleva a ver de nuevo, en la interioridad de nuestro espíritu, que el Hijo de Dios se hizo Hombre en un momento preciso de la historia humana, para poder hacerse contemporáneo a cada uno de nosotros, quienes llevamos el sello de su Amor, e intimo a nuestros corazones. Más aún, compartiendo nuestra condición humana en todo, menos en el pecado, El se ha hecho contemporáneo e íntimo a todo ser humano, aunque muchos no conozcan -o no acepten- su sacrificio redentor.

La belleza y sapiencia de la Liturgia nos introduce, ya en las vísperas de este próximo domingo, en el tiempo de Adviento, tiempo de gracia e iluminación, de conversión y de pacificación interior y exterior, tiempo de esperanza, en el que necesitamos acallar tanta vociferación que hay dentro de nosotros, tanto ruido y, quizá, desasosiego, para dejar que el Espíritu clame en nuestros corazones: « ¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22, 20). Luego del Año Paulino, que nos infundió nuevas fuerzas para la misión, hoy en el Año Sacerdotal, convocado por nuestro Papa Benedicto XVI, Sucesor de Pedro, pedimos al Espíritu Santo, Alma de la Iglesia, que nos aníme cada día, y que no permita que la dejadez, la desidia o la pereza invadan nuestras vidas, sino que, aún en medio de no pocas dificultades, nos alegremos siempre en Cristo, el que «visitó y redimió a su Pueblo».

Si, ven, Señor, le decimos; ven a enseñarnos el silencio interior, ven a enseñarnos a orar de verdad, a compartir, a ser más justos, misericordiosos y solidarios, ven a profundizar en nosotros el «ser Iglesia», Iglesia convocada en el Espíritu y convocante por la reevangelización, su vocación más profunda. Ven, Señor, a infundirnos esperanza, don del Espíritu y tan grande virtud, de la que necesitamos perenne renovación. Ven, Señor, a darnos luz para que veamos que es dando como se recibe, consolando como somos consolados, y «muriendo» en ti, como tenemos anticipo de la resurrección, unidos a tu Pasión, que aceptaste por todos y cada uno de los seres humanos, incluso por quienes no te conocen o no te aman: Passio Christi, passio hominis. Es así, con esta disposición espiritual, como queremos prepararnos para el Advenimiento de tu Natividad, de tu «Navidad», preparándonos para que nos dejes nacer de nuevo en Tu Amor, en tu Nacimiento que llenó al mundo de Luz y que disipó para siempre las tinieblas del desamor.

Navidad y Redención: en los bracitos del Niño despunta una Cruz

¿Podríamos dejar de ver la relación entre la Navidad y la Pasión de Cristo, su muerte en la Cruz? En los bracitos del Niño, despunta, nace, una Cruz, como bellamente lo dice nuestra «Misa criolla». El Niño del Pesebre es el mismo que crecerá, en tanto Hombre, «en edad, sabiduría y gracia» (Lc 2, 52), y es el mismo Jesús que será rechazado, condenado, humillado y muerto en Cruz, el mismo Jesús que, también en su humanidad, sintió el abandono (el más terrible sufrimiento humano, podríamos decir), y que lo llevó a clamar: «Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado» (Mt 27, 46).

El Adviento será entonces también un tiempo de reflexión acerca de cuál es nuestra actitud de vida hacia quien se siente solo, abandonado, deprimido, fracasado, ante quien ya no tiene razones para creer o para esperar, y me refiero a esperar «con esperanza». Será una privilegiada oportunidad de revisar en nosotros nuestra actitud para quien sufre enfermedad, miseria y dolor, o marginación.

Lejos de toda autocomplacencia, o de formas -por nuestra poquedad, a veces sutiles- de demagogia, sino antes bien, en «la caridad de la verdad», los invito de corazón (y me lo propongo a mi mismo) a procurar ver con los ojos de la fe esa «nueva dimensión del sufrimiento humano» de la que hablaba el Siervo de Dios Juan Pablo II en su encíclica sobre el sufrimiento, “Salvifici doloris” (n. 18) y a procurar vivir cada día mas la Misericordia, que supone pero trasciende la Justicia, y que liga aquélla (esa nueva dimensión) al Amor que todo lo transforma. Pongamos atención, les pido, en no disociar: precisamente, porque el Amor todo lo transforma, nuestra renovación del Adviento ha de llevarnos a poner también, con renovado ardor, nuestras fuerzas, dones, carismas, dotes, «al servicio» de los hermanos; todo espiritualismo y todo materialismo ha de ser descartado. En esto radica la perenne novedad del cristianismo. No hay otro «poder» mayor; es el de dar, día a día, la vida por «los amigos» y también por quienes no nos aman o quienes nos hacen daño. Nadie duda que, humanamente, es difícil, alguna vez incluso torturante, el querer perdonar (y no siempre poder).

Pero «nada», sencillamente «nada» es imposible para Dios. Nos ayudara en esto la penitencia, pues Adviento es tiempo penitencial. Ofrecer… ofrecerle a Dios cosas que nos cuestan hacer -o dejar-, cosas que nos autocomplacen, que nos dan «seguridades» humanas. Es una actitud penitencial que Dios, que todo lo ve, no dejará sin recompensa.

La Madre del Niño que viene, es la Madre que purifica nuestros ojos y nuestra mirada.

Nuestro Pueblo católico invoca la intercesión de la Virgen, le reza, tiene aprecio por las peregrinaciones, conserva en sus casas una imagen, también para la Navidad muchos todavía preparan el pesebre. María es Madre del Amor Hermoso, del Divino Amor, desde que pronuncio su «si», sin reservas, poniéndose toda entera, en cuerpo y alma, a disposición de lo que el Ángel le anuncio de parte del Omnipotente.

Los ojos de María miraron al verdadero Dios hecho Hombre. Pidamos a Ella que nos ayude a purificar nuestra mirada, «viendo a Cristo» en nosotros mismos, para «amarnos bien» (muchas veces no nos amamos a nosotros mismos rectamente, pues, creyendo hacerlo, en realidad lo que estamos es «apegados» a nuestro propio yo, pero sin Amor de verdad). No deja de ser una forma de ceguera espiritual. Ni necesidad tendríamos de decir cuánto esto nos ocurre con los demás, incluso con quienes tenemos más cerca.

Mirando a la Virgen a quien el Ángel le anuncio ser Madre del Salvador, al Pesebre, y a la Cruz (la cual puede causar estupor en unos, horror en otros, o simplemente irrisión o indiferencia) podremos pedir la gracia, en este Adviento, de «la purificación de los ojos -los espirituales y también los exteriores- purificación de la mirada», como la gracia que obtuvo el centurión del Evangelio, el cual, ante los acontecimientos, ante «el teodrama» que transformo su vida, simplemente «vio» y «creyó», clamando, vencido: «Este hombre era verdaderamente el Hijo de Dios» (Mc 15, 39). Así, nuestros ojos se inundarán de Luz, nuestro juicio será recto, y nuestro obrar será santo, «constructor en el Espíritu».

Nos ayude María, Madre de la Iglesia, en su advocación de Nuestra Señora de Lujan, Patrona de nuestra diócesis y de la Argentina,

Con afecto y bendición

+Oscar, Obispo de Zarate-Campana
26 de noviembre de 2009

Anuncios
27
Nov
09

CONFIRMACIONES EN EL HTAL. AUSTRAL

EFUSIÓN DEL ESPÍRITU SANTO EN LA DIÓCESIS
El 3 de noviembre Mons. Oscar Sarlinga confirmó a un grupo de alumnos de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y a algunos integrantes del personal del Hospital Universitario.

Durante la homilía, Mons. Oscar animó a los confirmandos a hacer fructificar el nuevo sacramento recibido. Al final de la Misa, saludó a la gente que había participado de la celebración.

24
Nov
09

LA FUNDACIÓN CIES ALETHEIA ORGANIZA LA ‘PRESENTACIÓN DE LA CARTA ENCÍCLICA CARITAS IN VERITATE’


El próximo miércoles 25 de noviembre a las 16.30hs, Mons. Dr. Santiago Herrera disertará sobre «El desarrollo humano en nuestro tiempo» en el Club Español, sito en Bernardo de Irigoyen 172 Cap. Fed. Dichas conferencias son organizadas por la fundación CIES y se dará en el marco de la presentación de la Encíclica del Papa Benedicto XVI «Caritas in veritate».

En la misma conferencia expondrán reconocidos pensadores, entre ellos Dr. Ludovico Videla, quien hablará sobre «Desarrollo económico y principio de gratuidad», así como también la Dra. Paola del Bosco, expondrá sobre «Desarrollo de los Pueblos, deberes y derechos».

Informes e inscripción Tel 4334 2371 / 2372 Lunes a Viernes de 15 a 18 hs.

El CIES (Centro de Investigaciones de Ética Social), brazo operativo de la Fundación Aletheia (aletheia= verdad) y su antecedente histórico, comenzó su obra educativa y cultural en el año 1983, de la mano de su Fundador, el Dr. Carmelo Eugenio Palumbo (+13/09/04), y de su co-fundador y asesor, Mons. Dr. Octavio Nicolás Derisi (+22/10/02). En más de 20 años de labor consecutiva, sigue cumpliendo, a través de distintas actividades y diversos proyectos académicos, su objetivo principal: investigar y difundir los verdaderos principios y criterios del comportamiento humano, redescubriendo la presencia de la Ética en todas las áreas de la existencia del hombre, tanto en su dimensión personal como social.

En virtud de tal objetivo, el CIES-Fundación Aletheia actúa en el plano educativo y cultural, con el propósito de constituir un ámbito eficaz de estudio y discusión, a fin de dar respuesta, o por lo menos, líneas de acción coherentes con la dignidad humana, en el campo de la Economía, la Empresa y las Organizaciones Sociales Intermedias, y en el ámbito de la Política, la Cultura, la Educación, la Técnica y la Moral, siempre desde el punto de vista de la Etica Social y Cristiana.

Para cumplir con tales cometidos, el CIES-Fundación Aletheia congrega a profesores universitarios, investigadores y profesionales de diferentes disciplinas y cuenta, además, con el Auspicio Académico y la Adhesión Institucional de prestigiosas organizaciones profesionales, empresarias, culturales y educativas de Argentina y del exterior.

23
Nov
09

CONVIVENCIA NACIONAL DEL MOVIMIENTO DE JORNADAS DE VIDA CRISTIANA

Más de 300 jóvenes vinieron a Campana para su convivencia anual. El sábado 15 tuvo lugar en Campana la convivencia nacional de las Jornadas de vida cristiana, con el lema: “Pintemos nuestra patria de colores”. Luego de meditar sobre el documento de los Obispos sobre el bicentenario de nuestra patria, los jóvenes compartieron reflexiones, momentos de alegría y de propuestas de pastoral.

A las 16 se celebró la Eucaristía, con la presencia de nuestro Obispo, Mons. Oscar Sarlinga, de Mons. Santiago Herrera, de Mons. Ariel Pérez, asesor diocesano, del Pbro. Hugo Lovatto, cura párroco y delegado de la pastoral de Juventud, y del Pbro. Albino Cabral, colaborador de la asesoría de las Jornadas.

La homilía del Obispo se centró en “el proyecto de vida” que ha de ser coincidente, comunional, con el Proyecto de Dios sobre nosotros, y asimismo sobre un proyecto de bien común para nuestra sociedad y para nuestra patria, sobre la que invocó especialmente la protección de la Virgen de Luján.

Algo de historia

Desprendidas del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, aunque similares, las Jornadas de Vida Cristiana nacen en México con una esencia, finalidad y método propios y desde allí se extendieron rápidamente a varios países de América.

Los sacerdotes misioneros de la Congregación del Verbo Divino, Adán Recofsky y Adolfo Ruhl, conocieron el movimiento en ese país y lo trajeron a la Argentina, más precisamente a la localidad de Rafael Calzada, que entonces se llamaba Villa Calzada, perteneciente a la diócesis de Lomas de Zamora. La intención original de los fundadores era iniciar los Cursillos en Lomas, pero fue imposible ya que todos los caminos se cortaron y muchas puertas se cerraron. Entonces comenzaron apreparar las jornadas adaptándolas a la realidad e idiosincrasia de lajuventud argentina, pero sin alterar su esencia, finalidad ni metodología.

Del 17 al 20 de octubre de 1967 se realizó en Rafael Calzada la primera Jornada para varones. Durante dos meses se preparó un equipo con jóvenes comprometidos que a la vez que hacían de animadores y auxiliares hacían su jornada.

Con el tiempo fueron llegando a esa localidad jóvenes de otras diócesis y posteriormente las jornadas comenzaron a hacerse directamente en ellas. De ese modo el movimiento se fue extendiendo, enriqueciendo parroquias, revitalizandolas instituciones, insertándose en los más variados ambientes, prestando su servicio en las diócesis y en la Pastoral Nacional de Juventud. De ellas surgieron numerosas vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y al matrimonio.

El 1985 el MJVC fue reconocido por la Conferencia Episcopal Argentina, y es uno de los pocos movimientos juveniles reconocidos en el orden nacional.

23
Nov
09

ORDENACIÓN DE DIÁCONO PERMANENTE EN LA IGLESIA CATEDRAL DE SANTA FLORENTINA

El sábado 14 por la mañana fue ordenado diácono permanente el Sr. Ricardo Dib, quien, luego de una formación previa, completó su período de formación reiniciado en 2006, en la Escuela diocesana de Ministerios y de formación al Diaconado permanente.

A la celebración asistieron 17 sacerdotes (entre ellos el Padre Abad de la Abadía de San Benito, de Luján, R.P. Fernando Rivas, OSB), dos diáconos permanentes y numerosos seminaristas del Seminario “San Pedro y San Pablo”.

El Obispo Mons. Oscar Sarlinga, quien lo ordenó, le pidió que se dedicara en especial a la caridad social para con los más necesitados, a la formación de los catequistas, y a la promoción de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Dijo también el Obispo que, así como del sacrificio de Esteban, protomártir, surgió un florecimiento de extensión de la fe cristiana, del mismo modo pedía la intercesión de San Esteban para que, con el testimonio de los diáconos permanentes (que con el Diác. Ricardo Dib ascienden a 9 en la diócesis) el Evangelio sea también difundido “hasta los confines del Orbe”, esto es, en lo que nos toca, a todos, sin excluir a nadie, dentro de la misión que el Señor nos ha encomendado en esta porción del Pueblo de Dios.

El nuevo diácono, residente en el partido de Pilar, fue adscripto a la parroquia de Santiago Apóstol, de Baradero, donde comenzará a ejercer su ministerio junto con el Pbro. Atilio Rosatte, cura párroco y el diácono (en camino al sacerdocio ministerial) Fernando Fusari.
19
Nov
09

CARAVANA DE LA DIVINA MISERICORDIA EN BELÉN DE ESCOBAR

A CARAVANA DE LA DIVINA MISERICORDIA.

Pese al viento y a las inclemencias del tiempo, numerosos peregrinos acudieron a Belén de Escobar. El grupo de la Caravana de la Divina Misericordia, que tiene como misión extender el mensaje de Jesús Misericordioso, ha peregrinado por vez primera en la jurisdicción de la diócesis de Zárate-Campana, a la iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, de la mencionada Belén de Escobar.

La Eucaristía fue presidida por Mons. Oscar D. Sarlinga, Obispo diocesano, y concelebrada por Mons. Edgardo Galuppo, el Pbro. Daniel Bevilacqua y asistida por el Diác. Alfredo Antonelli.

Durante la celebración hubo muchas confesiones, que atendió Mons. Marcelo Monteagudo. El P. Germán Saksonoff, del Oratorio de San Felipe Neri, también se hizo presente para el resto de las celebraciones, que duraron hasta las 16. Al término de la celebración dirigió unas palabras el Sr. Carlos Artusa, quien dirige el grupo de la Caravana de la Divina Misericordia, y que agradeció a Mons. Sarlinga por “la tercera vez” de su presencia.

En efecto, el Obispo presidió dos celebraciones de peregrinación de la Caravana a la Basílica de Luján, cuando era Obispo auxiliar en la arquidiócesis de Mercedes-Luján, y ahora, por tercera vez, los recibía en su diócesis, en Belén de Escobar.

La misa se puede ver en http://espiar.tv/diocesis.htm haciendo cliq en el simbolo de play.

16
Nov
09

INAUGURACIÓN DEL NUEVO GIMNASIO Y FESTIVIDADES EN EL COLEGIO DE SAN MARTÍN DE PORRES (MANUEL ALBERTI)

COLEGIO “SAN MARTÍN DE PORRES”
(Barrio De Vicenzo, jurisdicción de la parroquia de Manuel Alberti, partido de Pilar).

El día 3 de noviembre ppdo. concurrió nuestro Obispo diocesano Mons. Oscar Sarlinga a la inauguración y bendición de las instalaciones del nuevo y notable Gimnasio del Colegio “San Martín de Porres”, dentro de la jurisdicción de la parroquia de Santa Rosa de Lima, en el barrio “De Vicenzo”, en el partido de Pilar.
El Colegio se encuentra a cargo de la parroquia de Santa Rosa de Lima y por ende de Mons. Tomás Llorente Martínez, vicario general con encargo para la educación católica, presidente de la JuREC y cura párroco. Cuenta como capellán al Pbro. Gabriel Micheli, quien desde hace meses ha realizado una valiosa misión en el ámbito de la evangelización y la catequesis.
Las instalaciones del Gimnasio cuentan con todos los últimos adelantos, son espaciosas, poseen una batería de baños de primera categoría y un extenso parque anexo, en el cual un gran playón para juegos deportivos, hechos con donaciones que recibió el P. Tomás Llorente de una empresa de la zona.

Mons. Oscar Sarlinga celebró la misa, acompañado por el P. Tomás Llorente, el P. Gabriel Micheli y el P. José Luis. A su término bendijo las instalaciones del nuevo edificio. Asistieron a la celebración los alumnos, maestros y profesores del Colegio “San Martín de Porres” y numerosos padres y madres de familia, a todos los cuales, entre otros conceptos, el Obispo explicó la Misión Continental, para lo cual llevó desde el Obispado la réplica del “Tríptico de Aparecida”.
Habiendo concluido la celebración, toda la concurrencia se desplazó hasta el edificio del Colegio “San Martín de Porres”, donde un grupo de alumnos interpretó la vida de Fray Martín, y a continuación el Obispo, luego de visitar las instalaciones del Jardín de infantes adyacente, procedió a la bendición de la imagen del mismo Santo, situada al ingreso del establecimiento escolar.



noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30